El gobierno recuperará el hotel de Plaza de Mulas

El concesionario privado incumplió el contrato firmado en 1988. Se quiere establecer una base de operaciones de alta montaña.
Todo indica que en unos días más el hotel Plaza de Mulas tendrá un nuevo administrador: el Estado provincial.

Esta vez un decreto del gobernador Celso Jaque busca rescatar y recuperar el inmueble que carga, entre otras cuestiones, con una deuda mayúscula generada en años anteriores. Ante la falta de cumplimiento de los términos del contrato firmado en 1988 por la Sociedad Emprendimientos Turísticos SA del ex presidente del PD Jorge Barbeito, la Provincia decidió revocar la concesión del Hotel de Plaza de Mulas.

El inmueble -construido con créditos de los ex bancos provinciales que nunca fueron devueltos- será administrado por la Dirección de Recursos Naturales Renovables y se incorporará al Área Natural Protegida.

De este modo, el organismo responsable de la gestión del Parque Aconcagua contará en esta zona -ubicada a 4.350 metros sobre el nivel del mar- con una nueva base de operaciones de alta montaña.

"Plaza de Mulas es toda una ciudad y en los últimos años el hotel estaba muy deteriorado. Y no es un hecho menor ya que el inmueble era y es el albergue permanente de guardaparques, equipos de emergencia, rescatistas y médicos que asisten a los que visitan y deciden el escalar el Cerro Aconcagua. Esta gestión del gobierno pretende darle al hotel un plan de manejo donde se ofrezca un servicio integral para los turistas y escaladores y obviamente preservar los recursos naturales de nuestra provincia", señaló Daniel Gómez director de Recursos Naturales Renovables.

Antecedentes

La construcción del hotel data de la década del 80 cuando José Octavio Bordón era gobernador y Rodolfo Gabrielli (también ex gobernador) ministro de Economía.

El otorgamiento del crédito para la construcción del hotel Plaza de Mulas fue seleccionado mediante licitación pública convocada por la Dirección Provincial de Turismo, en la que fueron presentadas numerosas propuestas, siendo seleccionada la de construir el hotel Plaza de Mulas, en pleno corazón del Aconcagua, por su evidente aptitud para promover el turismointernacional a nuestra provincia. Ese emprendimiento fue iniciado en el año 1990,

El convenio que firmaron a fines de los '80 el Estado y la Sociedad Emprendimientos Turíticos establecía que en caso de que la sociedad no cumpliera con los términos acordados con el banco, la entidad quedaría facultada para seleccionar a "un nuevo comodatario". El crédito fue otorgado ese año por el Banco de Previsión Social.

Desde ese momento no se registró pago alguno y ante el incumplimiento de la empresa Emprendimientos Turísticos, el banco resolvió re-financiar la deuda en el año 1992 que en ese momento ascendía a más de 4 millones de dólares.

En el segundo período la empresa tampoco cumplió con sus obligaciones, colocándose entre los 10 más importantes deudores de los ex bancos provinciales engrosando la lista de la cartera de créditos considerados técnicamente incobrables por falta de garantías o quiebre de la empresa. A principios de 2003 la deuda calculada superaba los u$s 7 millones.

Ante esta situación, en 2005 la Dirección de Activos de los ex bancos oficiales solicitó al Ejecutivo disponer la toma de posesión de las instalaciones. Sin embargo esta solicitud no se plasmó en la realidad ya que el hotel siguió respondiendo a la empresa Emprendimientos Turísticos, que subalquilaba el derecho de gerenciar el hotel a concesionarios privados. El último de ellos es aún el empresario Eduardo Ibarra.

Comentá la nota