El Gobierno reconoció que subió el desempleo y ya llegó hasta el 10%

La funcionaria defendió las estadísticas del INDEC sobre el mercado laboral. Y advirtió que, por la crisis, la tasa de desocupación saltó 1,6 puntos en los últimos meses. Los registros oficiales se conocerán en agosto.
La viceministra de Trabajo, Noemí Rial, estimó que la actual tasa de desempleo ya llega al 10 por ciento. La última medición del INDEC, para el primer trimestre del año, había calculado un índice del 8,4 por ciento. Sin dar mayores precisiones, el salto de la desocupación muestra el impacto de la crisis en el mercado laboral. Hasta ahora, el INDEC había admitido que la economía dejó de crear puestos de trabajo, pero los dichos de ayer de Rial no hacen más que dar cuenta de un escenario peor. Hay que esperar los datos oficiales para verificar si la suba del desempleo se debe a la destrucción de puestos o al hecho que hay más gente buscando trabajo y no lo encuentra.

Rial hizo declaraciones ayer en la agencia de noticias ADN, de la provincia de Río Negro. Durante la entrevista, la funcionaria defendió las mediciones del INDEC en el campo laboral. "Es una encuesta muy completa porque tiene más de 36 preguntas y analiza 14 conglomerados". Y en defensa del indicador del INDEC, enseguida disparó contra las mediciones privadas: "La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la CEPAL dijeron que las encuestas que lleva la Argentina referidas a la tasa de empleo son sistemáticas con metodología creíble. La Encuesta de Hogares es creíble", dijo la viceministra al medio rionegrino.

El 20 de junio pasado, Rial había reconocido en diálogo con Crítica de la Argentina que se habían contabilizado unos 70 mil despidos como consecuencia de la crisis internacional entre noviembre y mayo pasados. Ésa fue la primera vez que un funcionario del Gobierno reconoció la destrucción de puestos de trabajo.

Por otra parte, el Gobierno, a través de subsidios está sosteniendo el nivel de empleo. En total, desde la cartera de Trabajo se otorgaron 85 mil subsidios, que se entregaron a miles de trabajadores como parte del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) de la cartera laboral.

Ese plan, que todavía sigue en marcha para las compañías con problemas, apuntó a contener puestos de trabajo en riesgo por los efectos de la crisis con el pago de 600 pesos a cada asalariado de las empresas afectadas.

En esas estadísticas tampoco se incluyó la desocupación contenida en empresas recuperadas por el Estado, como Massuh (hoy Papelera Quilmes), la autopartista rosarina Mahle e incluso la fabricante de electrodomésticos de Tierra del Fuego, Audivic. Entre las tres hubieran dejado a casi mil personas en la calle.

El incremento del desempleo no es novedad, aunque sí es noticia cuando es reconocido por un funcionario de la cartera que conduce el ministro Carlos Tomada. Durante un viaje corto que realizó a Río Negro, Rial agregó que las cifras oficiales "están entrando en una curva descendente" y aclaró que "la peor etapa fue entre noviembre y marzo". Según dijo la viceministra, en Trabajo están trabajando con el sector de la maquinaria agrícola nacional porque es un sector que aglutina a una importante porción de desocupados en la industria nacional

Comentá la nota