El Gobierno reconoce que tuvo "desprolijidades" en la habilitación del Tandil Fest

Una alta fuente del gabinete del intendente Lunghi confió que hubo "desprolijidades" en el seguimiento de la habilitación para la realización de la megafiesta.
Desde el entorno del jefe comunal le apuntan por ello al ex Director de Inspección (hoy en Secretaría Privada) Roberto Martín. También hay otro funcionario cuestionado por "asesorar" en el evento a la propietaria de Fuente de Alegría. Los detalles.

Aunque terminada, ya bien entrada la mañana del primer día del año, la cuestionada megafiesta llevada a cabo en la estancia Fuente de Alegría, continúa generando polvareda y dejando al descubierto el "talón de Aquiles" de la gestión Lunghi: los controles. Al controvertido fallo de la jueza de Familia, Silvia Monserrat, que extendió una medida cautelar para la realización del evento, ahora se le suma que desde el propio gobierno lunghista admitieron "desprolijidades" en el seguimiento que se le dio al trámite de habilitación, desde el área correspondiente.

Con respecto a la medida judicial que beneficio a los organizadores del Tandil Fest, la comuna apelará el fallo e irá tras los responsables de lo que entienden como "una falta grave" no descartando la posibilidad de la clausura definitiva del complejo montado en el Paraje La Elena. Es tal el enojo de las autoridades por lo sucedido que se aseguró que en Fuente de Alegría "no van a poder hacer ni un asado de ahora en más", marcando la dura postura del gobierno de llevar el caso hasta las últimas consecuencias.

Pero el malestar no es solamente con los organizadores de la megafiestay los propietarios del predio. Desde el entorno del intendente Lunghi se dejó trascender que en el tema no se actuó como correspondía en el seguimiento del trámite de habilitación. La fuente admitió en voz baja que el expediente se manejó de manera desprolija y cuestionó por ello al ex Director de Inspección General Roberto Martín. "Roberto le prometió apoyo a los organizadores y los tiempos se dilataron. Lamentablemente el Negro (NdR: Rubén Crovo, Inspector General desde el 10 de diciembre) se encontró con el problema sobre la fecha de la Fiesta. No tiene responsabilidad en esto", aseveró.

La misma fuente consultada puso la lupa sobre otro hombre de la gestión Lunghi. Sin revelar el nombre ni el cargo, dijo que el funcionario sabía que la empresaria Claudia Moreno iba a tener problemas para habilitar Fuente de Alegría para el evento, sin embargo la alentaba para su realización. "También tenemos que investigar esto porque tenemos que habría una fluida acción de asesoramiento del funcionario para realizar distintos eventos en Fuente de Alegría", concluyó el vocero que solicitó que su nombre no aparezca en este artículo.

Comentá la nota