El Gobierno reconoce la contaminación

La Asamblea contó que se habló de un “perjuicio sensible” al río Uruguay, producto del funcionamiento de Botnia. Se habló la aparición de algas, “manchas blancas” y explosiones en la papelera.
Pese a la negativa de los funcionarios nacionales de brindar precisiones sobre los resultados de los análisis de agua recogidos tras la aparición de la mancha, los integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú lograron que la Cancillería y la Secretaría de Ambiente de la Nación reconocieran en el documento oficial que existe un “perjuicio sensible” al río Uruguay, producto del funcionamiento de Botnia. El gobierno también reconoce que la aparición de algas, “las manchas blancas” y las explosiones ocurridas en la planta de Botnia serán parte de “la argumentación argentina en las audiencias orales ante el Tribunal en La Haya que se llevarán a cabo en el mes de septiembre de 2009”.

En la mañana de Radio Cero hubo un “desfile” de los integrantes de la comitiva de Gualeguaychú, quienes brindaron sus opiniones sobre el encuentro. Para Carlos Goldaracena “el encuentro tuvo dos momentos: una parte que por ahí no nos dejó del todo conformes porque no nos proporcionaron directamente los datos que nosotros íbamos a buscar”.

Al mismo tiempo aclaró que al momento de referirse a “la famosa mancha blanca, dijimos que había componentes orgánicos que estaban avalados por la demanda química de oxígeno. Y esto no causó ninguna sorpresa”, precisó Goldaracena, para concluir que la sensación fue que “ellos tienen idea de que nosotros estamos en lo cierto. Llegamos a la conclusión de que ellos saben y tienen registrados todos estos datos”.

Instalarán una cámara de vigilancia

Desde la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú informaron que se instalará una cámara de vigilancia frente a Botnia para controlar la actividad de la pastera. La medida fue reclamada luego de que, el 27 de febrero, estallara un caño en la planta de Fray Bentos, por eso a través de esta vigilancia se buscará contar con mayor documentación en el caso de nuevos accidentes.

Antes del incidente los asambleístas habían pedido la intervención de la Secretaría de Medio Ambiente para analizar la aparición de manchas en el río y la composición química de las emanaciones nauseabundas de los últimos meses.

Comentá la nota