El Gobierno rechazó una conciliación judicial por los fondos del BCRA

El Gobierno rechazó una conciliación judicial por los fondos del BCRA
El diputado Pinedo recusó a un camarista y dejó a la Sala de Feria sin número para ganar tiempo, después de que el Gobierno no mostrara ningún interés de conciliar en la Justicia
El Gobierno tampoco aceptó una oferta de conciliación que le hizo la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, y el diputado Federico Pinedo decidió ganar tiempo recusando a un camarista y dejando al cuerpo sin posibilidades de tomar decisiones sobre el uso de las reservas del Banco Central para pagar deuda.

En el caso de la remoción de Martín Redrado como presidente del Banco Central, la Cámara no falló aunque pudo hacerlo, porque sigue conformada para actuar en esa causa por los camaristas Néstor Buján y José Luis López Castiñeira.

Esos dos jueces discutieron una posible solución durante toda la mañana y finalmente decidieron llamar a todas las partes para las 16 a una reunión informal, para tratar de acercarlas a una posible audiencia de conciliación.

En esa reunión, los abogados del Estado, encabezados por el procurador del Tesoro, Osvaldo Guglielmino, no mostraron ninguna intención de conciliar –dijeron fuentes cercanas a la causa–, por lo que el diputado Pinedo decidió hacer uso de una bala de plata que tienen los abogados una sola vez en cada expediente. Se trata de la recusación sin causa, por la que el juez rechazado se tiene que apartar sin más trámite.

En ese caso, Pinedo planteó la recusación sin causa contra el camarista López Castiñeira, considerado cercano al Gobierno por haber ingresado recientemente.

Esa separación se sumó a que anteayer se excusó Carlos Grecco, con lo que la Sala de Feria de la Cámara quedó con un solo miembro, Buján, quien ahora convocará a jueces de guardia en la Cámara en lo Civil y Comercial Federal para que lo acompañen y poder actuar.

La Cámara no necesitó recurrir a un per saltum, como le había pedido el Gobierno, porque temprano a la mañana la jueza María José Sarmiento decidió conceder las apelaciones del Poder Ejecutivo.

Para hacerlo, la jueza dejó de dar traslado a Redrado y a Pinedo de los fundamentos de las apelaciones del Gobierno, para que ejercieran su derecho de defensa.

En cambio, los expedientes ingresaron en la Cámara de Apelaciones de ese fuero, la que deberá decidir si da ese traslado a las partes, las que luego tendrían 5 días para contestar antes de que haya una sentencia.

Sarmiento concedió los recursos con efecto devolutivo. De esa manera, quedan vigentes las medidas cautelares dictadas por la magistrada, por las que suspendió los efectos de los DNU cuestionados, hasta tanto haya un fallo de Cámara.

En el entorno de la jueza dijeron a El Cronista que no es obligatorio que el traslado a las partes lo dé la primera instancia, sino que también lo puede hacer la Cámara.

Las fuentes añadieron que la decisión de la magistrada respondió a "la repercusión del caso y a las imputaciones sobre un supuesto interés en no dejar que la Cámara decida".

De todos modos, quedó en manos de la jueza Sarmiento la medida cautelar similar a la de Pinedo presentada por los senadores radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales, y el diputado de la UCR Ricardo Gil Lavedra, contra el DNU 2010/09 que creó el Fondo del Bicentenario.

Esa medida cautelar fue convertida en juicio ordinario por la jueza con un escrito idéntico al de Pinedo, pero con un párrafo diferente respecto de la caución de debe depositar quien radica una demanda de este tipo. El trámite salió un día después, por lo que recién ayer Gil Lavedra pudo adecuar la causa a la nueva carátula.

Hoy la jueza decidirá si también pasa la apelación del Gobierno en la causa de los radicales a la Cámara o, en este caso, primero da traslado de los fundamentos a los amparistas.

Comentá la nota