El Gobierno “quiere terminar con los monopolios” en los medios.

El subsecretario general de la Presidencia y ex titular del Sistema Nacional de Medios Públicos juzgó que en tiempos de democracia no puede seguir vigente la Ley de Radiodifusión firmada, entre otros, por el dictador Videla.
Desde que el Gobierno nacional comenzó a hablar de una nueva ley de radiodifusión para cambiar al decreto-ley y que data de tiempos de la última dictadura militar, generó aprobaciones y rechazos, como el de los medios críticos con la gestión gubernamental por entender que es una represalia. Pero, con el argumento de democratizarlos permitiendo mayor participación de la sociedad, la Nación mantuvo su posición y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció días atrás la confección del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales.

Uno de los principales impulsores del proyecto estuvo el lunes en Santiago del Estero asistiendo a la jura del gobernador Gerardo Zamora. Se trata del subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López, quien también fue titular del Sistema Nacional de Medios Públicos. Aunque pasó inadvertido para los medios locales, EL LIBERAL mantuvo un diálogo extendido con él que se explayó acerca del espíritu del proyecto. “Es sumamente importante, primero porque es terminar con la ley de la dictadura militar que nos llena de vergüenza, ya que lleva las firmas de Videla, Martínez de Hoz y Harguindeguy, y que estaba basado en la doctrina de la Seguridad Nacional, pensando al ciudadano como un enemigo interno y cercenando todos los derechos, porque sostenía que la comunicación era cuestión de seguridad y no un derecho del ciudadano”, sostuvo.

Por eso, consideró fundamental presentar a la democracia un proyecto de ley desde el Ejecutivo para que lo debata la ciudadanía y luego el Congreso. “Lo que queremos es esto, que se dé el debate en el Congreso, que salga la mejor ley posible y que tengamos una ley democrática que asegure a los ciudadanos la posibilidad de dar y de recibir informaciones”, profundizó.

Dijo que la democratización de los medios se logrará “incorporando a los sectores que estuvieron postergados durante años”, como iglesias, ONG, sindicatos, el Estado. “Básicamente incorporando voces, dando pluralidad, la democracia informativa se garantiza con más democracia, no con menos”, manifestó.

Sobre las opiniones de que el proyecto atenta contra los grandes medios, particularmente el Grupo Clarín, aseguró que “no es una ley contra nadie, sino una ley de la democracia. Y queremos terminar con los monopolios, porque atentan contra la libertad de expresión”. Para terminar, López señaló que las críticas al proyecto se produjeron cuando aún no había sido leído y que ello se da porque afecta “básicamente los intereses monopólicos”.

Comentá la nota