El Gobierno quiere impedir que el Congreso lo controle.

El Gobierno quiere impedir que el Congreso lo controle.
Kirchner ordenó no negociar con los opositores la composición de las comisiones que revisan la gestión.
Después de perder la hegemonía en la Cámara de Diputados, el matrimonio Kirchner ahora apuesta sus fichas a todo o nada al Senado: pretende conseguir la mayoría de los votos necesarios para manejar las estratégicas comisiones bicamerales de control de la gestión gubernamental y bloquear la ofensiva con la que amenaza la oposición a partir del año que viene.

El kirchnerismo se ilusiona: de asegurarse los 37 votos de la mayoría en la sesión preparatoria del Senado ?será en febrero? podrá cobrarse revancha de la dura derrota sufrida en la Cámara de Diputados el 3 de diciembre. No sólo podrá bloquear los proyectos que apruebe la oposición en la Cámara baja, sino también limitar drásticamente las investigaciones legislativas sobre el rumbo del Gobierno.

Esto explica por qué el jefe de los senadores oficialistas, Miguel Pichetto, por orden del diputado Néstor Kirchner, rompió la semana pasada las negociaciones con la oposición por el reparto de las comisiones y apostar así todo a la votación de febrero.

"El que consiga los 37 votos en el Senado se queda con todo", coinciden los opositores del Senado, también lanzados a la afanosa búsqueda de la mayoría.

La pelea se asoma encarnizada: el oficialismo y la oposición aparecen muy parejos en sus apoyos. El kirchnerismo tiene 32 senadores propios y tres aliados bastante consecuentes (dos fueguinos que entraron por el ARI y un neuquino que responde al gobernador Jorge Sapag). Le faltan dos votos para asegurarse la mayoría.

* Foro: ¿Cómo es su visión de la realidad política?

Todo indica que Carlos Verna y María Higonet, ambos del peronismo pampeano, serán quienes desempaten, aunque el oficialismo apuesta a cooptar los votos de la liberal correntina Josefina Meabe y a la chubutense Graciela Di Perna, que responde al gobernador Mario Das Neves.

La oposición hace sus números y se muestra esperanzada. Pretende dar una primera muestra de unidad pasado mañana, cuando todos los bloques opositores se presenten ante la Corte Suprema para reclamar por más fondos para las provincias, apoyando así las demandas judiciales planteadas por cinco provincias.

Los opositores apuntan que la jugada cuenta con el apoyo de Verna y de Higonet, así como de Meabe, que presentarían escritos por separado, aunque en sintonía con la postura de la oposición (si bien limitados a la situación de sus respectivas provincias).

"Esto no implica que estos senadores nos apoyen en la sesión de febrero, pero es una señal", se ilusionan los opositores.

Las más preciadas

En el Congreso funcionan 22 comisiones bicamerales especiales, de las cuales una decena de ellas son cruciales. Basta nombrar, por caso, la bicameral permanente de Trámite Legislativo, que revisa los decretos de necesidad y urgencia (DNU), la legislación delegada en el Poder Ejecutivo y los vetos parciales a las leyes.

Tan importante es esta comisión que el oficialismo en la Cámara de Diputados se adelantó e impuso la semana pasada cuatro de los ocho miembros que le corresponde al cuerpo; la oposición reclamaba la mayoría.

El control definitivo de la comisión dependerá ahora del Senado, que debe completar la comisión; el oficialismo intentará demorarla hasta febrero, confiado en que podrá ganarle la pulseada a la oposición por el control del cuerpo.

"Es inaceptable que el oficialismo acapare las comisiones de control; Pichetto pretende ir por todo, pero nosotros, como oposición, insistiremos en que se debe respetar la proporción de cada bloque", sostuvo a LA NACION el senador socialista Rubén Giustiniani.

Otra comisión clave es la de fiscalización de los organismos y actividades de inteligencia, una comisión con un presupuesto millonario (para 2010 contará con 3,6 millones de pesos), pero cuyo funcionamiento es secreto por imposición del oficialismo.

La oposición pretende revertir esta situación, así como la de la Comisión Mixta Revisora de Cuentas, a cargo de revisar los informes de la auditoría.

Precisamente, esta comisión, hasta ahora dominada por el PJ, adeuda el tratamiento de numerosos informes críticos de la gestión que elaboró la Auditoría General de la Nación.

"Para un verdadero control, es fundamental que la oposición sea mayoría en la Comisión Mixta", sostuvo el jefe del bloque de senadores radicales, Gerardo Morales.

En disputa

GERRARDO MORALES

senador radical

El jefe del bloque de la UCR intentará juntar una mayoría en el recinto para que la oposición maneje las comisiones bicamerales.

CARLOS VERNA

senador peronista

El legislador pampeano juega de líbero. No se sumó al bloque oficialista. Su voto y el de su compañera Higonet pueden ser decisivos.

* El control . Para la oposición es un objetivo central tener mayoría en las comisiones bicamerales que controlan la gestión. Ya impuso su criterio en Diputados, pero el Senado inclinará la balanza.

* Decretos . El kirchnerismo quiere evitar que desde el Parlamento se revisen los DNU presidenciales y los vetos a eventuales leyes aprobadas sin consentimiento del Gobierno.

Comentá la nota