El Gobierno quiere dialogar con gremialistas pampeanos

"Veo más predisposición (al diálogo) en los trabajadores, que en algunas organizaciones gremiales", se quejó el subsecretario Pedehontaá. Desde el gobierno tratan de persuadir a los sindicalistas estatales de que debido a la crisis es prioritario mantener a flote la economía pampeana.
El martes, los gremios estatales decidieron un paro para el 6 de noviembre ante la falta de respuesta gubernativa a la demanda de una recomposición salarial y paritarias. "No creo que sea una declaración de guerra", le dijo a Radio Noticias el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá. "Sí creo que es una posición que en lo personal e institucional no esperaba y hay cuestiones que me llaman poderosamente la atención, porque a nadie se le escapa la situación que se empieza a atravesar en lo económico y financiero tanto en La Pampa como en el país".

El funcionario recalcó que "se está tratando de generar redes de contención para que empleo privado no caiga y tenemos una convocatoria del ministro de Trabajo (Carlos Tomada) a todas las provincias para mañana (por hoy) para tratar las políticas activas para el sostenimiento de las fuentes de trabajo".

Pedehontaá reiteró que hasta no hace mucho el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, reclamaba el pago a los trabajadores de una suma extra (500 pesos) para fin de año y "que rápidamente entendió que la situación ahora pasa por la generación de redes de contención, pero esto no lo veo en algunos actores que representan al gremialismo pampeano".

Pese a la postura extrema de los gremios estatales, dijo que sigue confiando en el diálogo y que con ese objetivo el martes se intentó concertar una reunión con los sindicalistas estatales. "Queríamos explicarles cuál es la situación, que no es una postura tozuda (negar un aumento), ni que el tema dependa exclusivamente de la política; es una decisión tomada en el marco del momento que nos toca vivir".

Acompañamiento.

El subsecretario se refirió al anunció realizado por Jorge de reforzar la obra pública para mantener el sistema productivo privado y que la Provincia no se vacíe de fondos. "Ese es el acompañamiento que le pedimos a los gremios, pero no con las manos vacías o con una dádiva (por los 600 pesos); éstas son las palabras que hieren, porque muchos de estos dirigentes durante mucho tiempo, por décadas, aceptaban sumas fijas y hoy aparece como una provocación la invitación a charlar en esta coyuntura".

"El martes hablé con varios dirigentes y les expliqué que estábamos abiertos al diálogo de todas las temáticas y les pedí un tiempo para que nos permitieran visualizar el futuro de mejor manera para no prometer lo que después no íbamos a poder cumplir".

"Por lo visto, eso no alcanzó y estamos en esta situación, pero tengo mucha confianza en los dirigentes gremiales pampeanos".

-Pedehontaá, usted dice que confía en los gremialista, pero los gremialistas no confían en el gobierno.

-En la Subsecretaría de Trabajo ya estamos empezando a ver los procedimientos preventivos de crisis de los privados; he tenido reuniones con empresarios, no menos de 15, que nos están planteando la recesión, empresarios del transporte que nos dicen que están trabajando al 30 por ciento de su capacidad. Estamos luchando a nivel nacional para que se nos amplíe el cupo del Programa de Reactivación Productiva, tratamos de generar un camino de diálogo social entre los gremios privados y los empresarios, y por el otro lado tenemos una falta de flexibilidad (de los gremialistas estatales) que no la siento en la gran mayoría de los empleados.

-¿Por qué no se convoca al Consejo Económico y Social de la Provincia para que todos los actores debatan los efectos de la crisis y lo que corresponde hacer?

-Desde mi función, estoy juntándome con los gremios y con las empresas. Si la gente cree que el estado será el Llanero Solitario, se equivoca. El gobierno en este momento no está ajustando el salario, está dando dentro del marco de las posibilidades financieras de la Provincia. No creo que en los últimos cuatro o cinco años el salario estatal haya sido la variable de ajuste.

Comentá la nota