El gobierno quedó paralizado por la denuncia El Intendente Gutiérrez se enmaraña con el escándalo en Tránsito

Silencio, gestos simbólicos es todo lo que la administración Gutiérrez ha logrado ofrecer ante gravísimas denuncias en el área de Tránsito, que depende de la Secretaria de Gobierno.
Apelando al ya conocido recurso de mostrar como que no hay nada para comentar, el propio Intendente Gutiérrez aparace como enmarañado ante la acuarela de denuncias que hizo pública, Vanina López, una ex empleada de la Dirección de Transito, despedida justamente por otra denuncia anterior, que tampoco se explicó en público. (Ver resultado parcial de la encuesta de la semana).

El listado de situaciones va desde la venta lisa y llana de licencias de conducir; el desvio de fondos provenientes del cobro de tasas por acarreo y estadía de autos secuestrados por la grua y cosas por el estilo. Se relata cómo funcionaría un sistema de cobro y liquidación de dinero recaudado por los agentes de tránsito, al cobrar coimas en la calle.

Se cuestiona que el Director haya ingresado a buena parte de su familia a trabajar en el área, siendo que son propietarios de una empresa de Transporte, que justamente la Dirección de Tránsito debería controlar. La situación resulta inexplicable para las otras empresas del rubro que trabajan en el Distrito.

En fin, los días pasan y la gestión sólo atina a mostrar gestos corporativos de apoyo y sostén político a funcionarios que deberían ofrecer abundantes explicaciones en público.

En una primera reacción, más propia de un código de lealtad personal, que de un funcionario público Gutiérrez apeló al silencio, para luego pasar a mostrar gestos políticos de apoyo para cada uno de los dos funcionarios alcanzados por el relato. Lo hizo por separado, para no dejar dudas.

Primero, se fotografió con su Secretario de Gobierno, Raúl Oviedo. Fue en oportunidad de un reciente encuentro con personal de Gendarmería. El gesto lo completó dejándolo aparecer haciendo las declaraciones oficiales, mientras que el jefe comunal apareció como en un segundo plano.

Horas más tarde, llegó el turno de mostrar la banca hacia Pedro Guevara. Fue en el acto de Ezpeleta, donde no concurrió su Jefe Oviedo. Para la foto oficial, el Jefe Comunal ubicó a su izquierda al Director cuestionado.

La gravedad de las denuncias, incluyen el posible otorgamiento de registros de conducir a extranjeros que no saben el castellano.

Comentá la nota