"El Gobierno puso en marcha un plan para seguir en el poder"

Estrategia. Para Blanck, el objetivo de Néstor Kirchner es retornar a la Casa Rosada. Para ello, desde su punto de vista, se valdrá de tres factores clave: control de medios, movimientos sociales y la ofensiva en el Congreso.
Para Julio Blanck, editor jefe del diario Clarín, todo lo que pasó esta semana con los medios de prensa, sumado a los movimientos sociales que ganaron la calle nuevamente para protestar por mayores fondos, son parte de un plan que tiene como meta definida las elecciones presidenciales de 2011. Es un plan del Gobierno, o mejor dicho, del ex presidente Néstor Kirchner para buscar una nueva oportunidad para volver a ocupar el sillón de Rivadavia.

De acuerdo con la percepción del analista político, quien mantuvo un diálogo exclusivo con EL LIBERAL, el objetivo es "retener el poder hasta el fin del mandato de Cristina y, en ese camino, construir la posibilidad para continuar en el ciclo 2011-2015". Ésta es una de las respuestas que dio a este medio, luego de integrar, en el marco de la 65ª Asamblea General de la SIP, un panel junto a Marcos Aguinis y María O´Donell, periodista de radio Continental, que abordó el tema "Los nuevos mecanismos de censura sutil".

-¿Qué factores está utilizando el kirchnerismo para buscar una nueva oportunidad en 2011?

-Hay tres patas: la presión constante y creciente sobre los medios independientes de prensa, la reorientación de la ayuda social que refuerza el mecanismo clientelístico en función de los intendentes y funcionarios kirchneristas sin desmedro de otras corrientes sociales, piqueteros, etc.; y la ofensiva constante del Gobierno en el Congreso hasta el recambio del 10 de diciembre. Es parte de lo mismo, parte del sistema que puso en marcha Néstor Kirchner para retener poder hasta el fin del mandato de Cristina, para asegurarse gobernabilidad y en ese camino construir la posibilidad de su permanencia en el poder en el ciclo 2011-2015. Es un dispositivo político y no veo que por voluntad del kirchnerismo esto vaya a desmontarse. Depende de la resistencia que encuentre, pero la presión a los medios, el clientelismo en la ayuda social y la ofensiva constante en el Congreso sobre la oposición, son parte de un mismo dispositivo.

-¿Este clientelismo se puede volver contra el mismo Gobierno?

-Los grupos que cortaron la 9 de Julio eran grupos kirchneristas, grupos periféricos del oficialismo que habían quedado afuera del reparto tal como se lo concibió en un principio del plan Argentina Trabaja. Esto es, planes de empleo a través de cooperativas, las cooperativas que no eran del grupo duro del kirchnerismo habían quedado fuera del reparto, por eso los que cortaron no eran anti-kirchneristas sino kirchneristas que quieren seguir siéndolo y entrando en el reparto por eso negociaron y acordaron. Lo que vamos a ver la semana que viene en las calles de Buenos Aires son los sectores piqueteros en protesta, son las organizaciones sociales anti kirchneristas, por eso decía que vamos a tener una semana de noticias muy agitada en la capital y eso va a repercutir en todo el país.

-Este Gobierno va confrontando con todos los sectores, ¿cuánto daña esto a la democracia?

-La tensión es natural a la democracia, donde no hay tensión es porque no hay democracia, donde la tensión se elimina es porque se elimina desde el poder y porque no hay contrapeso para ese poder. Es saludable la tensión, lo que tienen que tratar todos los actores es de mantenerla en carriles institucionales lógicos. El país sí resiste más tensión que la que vivimos ahora, el problema es si alguno quiere llevar el país a situaciones de una tensión extrema que después terminan en eliminación de la tensión, y me parece que algunas actitudes de algunos sectores del oficialismo tienen ese peligro.

Comentá la nota