El Gobierno Provincial Desmiente vínculos con Pereyra Olazábal

De Olazábal se tomó un café en la afrancesada Brioche Dorée, en el centro de Cúspide, incrustada en el Village. Caminó como un dandy por los pisos de madera de la zigzagueante librería; atravesó la parte de las novedades, se decidió por un libro –cuyo título estaba bajo secreto de sumario, lo pagó en la caja y enfiló para la puerta. Lo detuvo el bochornoso sonido de la alarma. Se había olvidado de pagar los otros cinco ejemplares escondidos en su bolso.
Entonces, explicó que quería pagar los libros, según los testigos. Amagó con poner en juego sus contactos, pero reculó; pidió disculpas, reclamó que el evento no pasara a mayores y prometió que no volvería a suceder. Su performance emocional no sensibilizó al guardia y, mucho menos, al encargado. Llamaron a la policía y, a las 4 de la tarde, ya estaba preso. Su causa, digamos, cayó en el Juzgado de Instrucción 4.

No es la primera vez que este liberal de 62 años tiene un roce embarazoso con la Justicia. A raíz de su paso por el menemismo, tuvo que declarar por una venta ilegal de armas a Bolivia que nunca se concretó. Desde Suiza, también pidieron informes por supuestas cuentas secretas. Salió airoso en ambos casos.

En varios medios nacionales se había publicado que Pereyra de Olazábal era el actual Presidente de la Casa de San Luis en Buenos Aires, cuestión desmentida por el Gobierno Provincial: "En Julio de éste año le rescindieron el Contrato ", Informaron.

El Político fue candidato a Legislador Porteño por el Partido es Posible, de Alberto Rodríguez Saá, pero a pesar de la gran campaña que realizó con el apoyo del Oficialismo Provincial, le fue muy mal, factor que debe haber incidido en la rescisión de su contrato como titular de la Casa de San Luis en Buenos Aires.

Por otra parte a través de un proyecto de declaración, el Bloque de Diputados del Frente Juntos por San Luis repudia la conducta del dirigente Jorge Pereyra de Olazábal, quien fue detenido al ser sorprendido hurtando 5 ejemplares de una librería de Palermo, y reclamó al Ejecutivo Provincial su "inmediato despido del cargo de Director Coordinador de la Casa de San Luis en Capital Federal, en caso de ocupar actualmente esa función".

"Realmente da verguenza ajena que un dirigente de esa trayectoria, que supuestamente representa al gobierno provincial en Capital Federal, se comporte como un ladronzuelo. Por eso entendemos que no sólo debemos repudiar su comportamiento, sino también exigir que el gobierno lo eche inmediatamente, si es cierto que aún se desempeña como Drector de la Casa de San Luis", fustigó el diputado Pedro Risma.

Su par de bancada, Eduardo Gargiulo, reconoció que "si bien lo acontecido forma parte de la conducta individual de Pereyra de Olazábal, entendemos que quien lo designó, que es el gobernador, debe rápidamente ordenar la baja del cargo que supuestamente aún ostenta, porque está claro que es indigno de esa función y aunque no querramos mezclar las cosas, este papelón descomunal también salpica al gobierno y a la imagen de nuestra provincia".

Comentá la nota