El Gobierno de la provincia afirma que la prioridad es el pago de los salarios

El Poder Ejecutivo de la Provincia ante las medidas de fuerza implementadas por el Frente de Gremios Estatales en el curso de esta semana y en la necesidad de informar de manera clara, la real situación económica por la que atraviesan el país y Jujuy reitera su posición ante los pedidos de recomposición de los dirigentes sindicales.
Asimismo afirma que la prioridad es pagar los salarios a todos los agentes de la administración pública y evitar despidos y cuidar cada fuente de trabajo.

El nuevo pedido de recomposición salarial efectuado por los gremios estatales se enfrenta a una realidad nacional y provincial de compleja resolución, que merece ser explicada, con transparencia, a toda la sociedad jujeña.

Una de las secuelas de la crisis internacional es la caída de la recaudación nacional. Impuestos coparticipables han disminuido producto de una significativa merma de la actividad económica. En consecuencia, se recauda menos dinero y eso implica que los fondos que la Nación envía a las provincias, entre ellas Jujuy, sean considerablemente menores.

En este contexto adverso, el Poder Ejecutivo provincial ha establecido como prioridad el pago de los sueldos a los empleados de la Administración Pública, respetando la recomposición salarial acordada a principios de año.

Para hacer efectivo este objetivo, se han realizado intensas gestiones ante el Poder Ejecutivo Nacional y se ha implementado una política de contención del gasto público, que permita optimizar los recursos, sin afectar servicios básicos.

Acceder a un nuevo pedido de recomposición salarial, en este contexto, se torna imposible -se precisó desde el Poder Ejecutivo- teniendo en cuenta la situación financiera nacional y provincial, y las responsabilidades asumidas con más de 50 mil familias jujeñas que esperan cobrar sus haberes.

Es así que hoy el Gobierno de la Provincia se enfrenta al dilema de dar continuidad al pago de la masa salarial en tiempo prudente o llevar a la Provincia a una situación de imprevisibilidad, cuyas consecuencias recaerán, indefectiblemente, en los empleados estatales.

El Gobierno siempre ha dado respuestas a los pedidos de mejora salarial. Se otorgó, entre el 2008 y lo que va del 2009, incrementos, en algunos casos, por encima de la pauta nacional.

Hoy, por la crudeza de la realidad, la prioridad es que cada familia tenga un ingreso del cual vivir. La prioridad es evitar los despidos y cuidar cada fuente de trabajo.

El Gobierno señaló que las diferencias se resuelven con un diálogo franco y sin virulencia en las calles que afectan derechos de otros ciudadanos. Se resuelven con la responsabilidad y la solidaridad de todo el conjunto de actores sociales.

Es momento de estar unidos y mirar hacia delante, evitando la fragmentación. Solo así se seguirá haciendo de Jujuy la provincia grande y heroica, de la cual todos nos sentimos orgullosos, finaliza el comunicado del Gobierno de la Provincia.

Comentá la nota