En vez de CAM, el Gobierno propone un tribunal evaluador

Insisten en la simple selección de subrogantes.
A medida que pasan los días se hace más evidente que las conversaciones entre Francisco Sassi Colombres (asesor del vicegobernador, Juan Manzur) y los representantes de los colegios de abogados (de la capital y del sur) están trabadas porque no logran ponerse de acuerdo en una salida para sortear el problema de la cobertura de vacantes en la Justicia. Amén de esto, la próxima reunión tendrá lugar el martes en la entidad profesional que tiene sede en Concepción.

Sassi Colombres ha precisado cuál es la pretensión del oficialismo: circunscribir la discusión a la fijación de un mecanismo ágil y transparente que permita la selección y designación solamente de jueces provisorios o temporarios.

Mientras tanto, los letrados invocan que hay que cumplir la Constitución provincial y, por ende, debe integrarse un Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), que, concursos públicos mediante, se encargue directamente de la selección de los jueces definitivos y, eventualmente, de los provisorios en aquellos fueros en los que la necesidad de la cobertura sea más acuciante.

¿Qué está primero?

LA GACETA ayer preguntó a las partes si se podría avanzar en la discusión del método de selección (el oficialismo quiere simplificar los concursos para que los provisorios puedan ser elegidos más rápido) sin constituir antes un órgano que lleve adelante ese proceso. Concluyeron que no, pero difirieron en el carácter que debe tener ese órgano.

El presidente del Colegio de Abogados de la capital, Eudoro Aráoz, fue terminante. “No es posible ninguna selección de postulantes sin un órgano que la encabece. Por eso, no entiendo cómo se puede hablar de una ley que se limite a establecer un mecanismo que procure la designación de jueces temporarios o subrogantes sin un órgano que la lleve a cabo. Ese órgano se llama CAM”, aseveró.

En la visión de los letrados, sin necesidad de esperar a una nueva reforma constitucional, el CAM puede ser integrado mediante una ley que establezca cuáles serán los estamentos que lo compondrán.

En cambio, Sassi Colombres defiende que se conforme un tribunal evaluador o examinador cada vez que haya que cubrir una vacante. “En él podrían intervenir representantes de los tres poderes del Estado y de los mismos abogados. Tampoco está descartado que intervengan las universidades (facultades de Derecho), pero con especialistas de acuerdo con el fuero en que haya que efectuar la selección, para que aporten criterios para la evaluación del postulante”, dijo.

Según la tesis dominante en el oficialismo, ese tribunal evaluador debe ceñirse a la selección de jueces provisorios o subrogantes y no sería un CAM propiamente. Hasta el momento, como no coinciden con los letrados en que el CAM pueda ser integrado por ley, argumentan que sólo una futura reforma constitucional establecerá su composición definitiva. La explicación de esto es que aún siguen cuestionando judicialmente que la Corte Suprema de la provincia haya declarado nula la disposición de la Carta Manga de 2006 que permitía al Poder Ejecutivo organizar discrecionalmente el CAM.

Comentá la nota