El Gobierno pretende llevar el trole a San Martín y Maipú.

Planifican un tramo Palmira - San Martín para 2010. Los coches recién comprados durarán 10 años.
El Gobierno provincial quiere extender el recorrido de los trolebuses eléctricos hacia otros departamentos. Aparte de la pronta refuncionalización del recorrido a Villa Nueva, Guaymallén, que está casi concretada, en el Ejecutivo están estudiando la posibilidad de extender el actual tendido hasta Maipú, alargar el tramo Godoy Cruz-Las Heras hasta el Puente Baigorria, e implementar un recorrido entre Palmira y San Martín.

"Ya estamos bastante avanzados en el tramo a la capital guaymallina", dijo Héctor Salcedo, titular de la Empresa Provincial de Transporte Mendoza (EPTM). La idea de extender el recorrido de trole ronda desde hace tiempo los pasillos de los funcionarios del área. "Estamos esperando tener todas las unidades que se han adquirido hace poco incorporadas al sistema. El siguiente paso es recuperar los recorridos de Guaymallén", explicó Andrés Da Rold, titular de la Dirección de Vías y Medios de Transporte. Otra de las grandes ambiciones de estos funcionarios es llevar los troles al este provincial. En principio, la línea cubriría el tramo Palmira-San Martín. "Estamos charlando con Edestesa (la empresa eléctrica de la zona) para ver la disponibilidad", dijo Salcedo.

Cada kilómetro cuesta $1 millón

La instalación de las líneas eléctricas significa la mayor inversión a la hora de crear un recorrido de troles. La ecuación es simple: un kilómetro cuesta un millón de pesos. Los aparatos son un tanto más caros que los colectivos comunes, y el gasto en el sustento que utilizan los aparatos para moverse (combustible o electricidad) es apenas inferior para los micros, pero gracias a los enormes subsidios que tienen las naftas. "El beneficio ambiental es el que hace la diferencia", explicó Salcedo.

Matías Malagoli

mmalagoli@ciudadanodiario.com.ar Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Arreglar cada unidad nueva costó $70 mil

Pasadas las primeras semanas de funcionamiento de los flamantes troles canadienses, llegó el momento de la evaluación. "Su funcionamiento ha sido totalmente aceptable. Están andando entre 20 y 24, según el turno, pero son 30 los que están listos, porque se van rotando. Poco a poco se van a ir retirando los viejos", dijo Salcedo. En tres meses estarían fuera el resto de los aparatos.

Cada nuevo trole costó cerca de 100 mil pesos. Al comprarlos casi como chatarra, los aparatos salieron 1.700 dólares cada uno. Su refuncionalización fue lo más costoso: arreglar tapizados, pintura, chapa y chasis costó, por aparato, cerca de 70 mil pesos. El Gobierno estima que los nuevos troles duren 10 años. En ese lapso, se irán reemplazando paulatinamente con coches nuevos, cuyo valor oscila entre $500 mil y $1 millón.

"Queremos comprar al menos 4 o 5 por año. Sabemos que la vida útil de lo que compramos ahora no es tan extensa", explicó el titular de la empresa de transporte provincial.

Comentá la nota