El Gobierno presiona a Cobos e insiste con el uso de las reservas

El diputado K Agustín Rossi dijo que el Gobierno intentará la aprobación del DNU sin cambios, para que el Fondo del Bicentenario se financie con reservas. Quieren que Cobos emita su dictamen y se defina sobre la remoción de Redrado.
Las energías que el kirchnerismo le dedica al caso Martín Redrado están limitadas a exigir que la Bicameral entregue el consejo que aconseje destituirlo. Y más puntualmente quiere que el vicepresidente Julio Cobos llegue hasta el final en la conducción de esa comisión y presente su propio dictamen.

Así, si Cobos vota a favor de la destitución de Redrado, estaría votando también en contra de quien se opuso al uso de las reservas para pagar deuda, y que con su presentación ante la Justicia logró frenar la puesta en marcha del Fondo del Bicentenario.

Por eso el enfoque del Gobierno está puesto en resucitar ese Fondo, congelado por un fallo que ordena, como marca la Constitución, que el DNU sea tratado por el Congreso antes de que entre en vigencia.

Ayer el jefe del bloque de diputados del PJ, Agustín Rossi, subrayó que el oficialismo no está pensando en reformular el Fondo del Bicentenario. "Queremos que se apruebe tal como lo formuló la Presidenta, es decir financiado por las reservas excedentes que hoy están en poder del Banco Central", dijo en declaraciones radiales.

Rossi rechaza la posibilidad de que el hecho de usar las reservas para esos fines las ponga a tiro de embargos, como sucedió el 12 de enero, cuando el juez Thomas Griesa, de Nueva York, congeló una cuenta del Banco Central donde había 1,7 millón de dólares.

"A mí me parece que los embargos surgieron como reflejo de que en la Argentina todo el mundo empezó a hablar de ese riesgo, pero si el DNU 2010/09 sale airoso del Congreso no deberíamos tener ningún tipo de problema".

Rossi señaló que en los planes del oficialismo está debatir el DNU a partir del 1 de marzo, cuando arranquen las sesiones ordinarias. Desde su punto de vista "febrero hay que usarlo para construir consensos, y no para llamar a sesiones extraordinarias".

El diputado convalidó así la estrategia del Gobierno de insistir con el "modelo original" del Fondo. Con todo, para garantizarse apoyos, la Casa Rosada empezó a desplegar un proceso de seducción sobre los gobernadores y algunos intendentes con apreciable poder territorial. Los mandatarios provinciales están condicionando su apoyo a que el Gobierno los ayude a refinanciar una deuda de las provincias con la Nación que hoy se calcula en 2.100 millones de dólares (ver página 6).

En los últimas días aparecieron gobernadores dispuestos a apoyar la creación de fondo. Ya se pronunciaron Binner (Santa Fe); Schiaretti (Córdoba); Colombi (Corrientes); Sapag (Neuquén); Urtubey (Salta) y Gioja (San Juan).

Además, en la Casa Rosada saben que las provincias están esperando que la Nación pueda volver a emitir deuda en el mercado internacional de capitales para luego salir detrás del Gobierno Nacional a hacer lo mismo.

En lista de espera están las provincias de Córdoba, Buenos Aires y la ciudad de Buenos Aires. Desde la visión oficial, la activación del Fondo es un primer paso para bajar el costo financiero del Gobierno, las provincias y, finalmente, las empresas.

En su origen, el Fondo del Bicentenario fue pensado para garantizar dos tipos de deuda: con los organismos internacionales de crédito (Banco Mundial, BID, etc.) y con los tenedores de bonos de la deuda pública nacional.

Es decir que, a priori, las deudas de las provincias no estaban incluidas.

Naturalmente, el oficialismo está dispuesto a encarar una negociación porque no puede darse el lujo de poner en riesgo la aprobación del DNU.

El Gobierno parece haber superado otro potencial escollo. La oposición ya parece haberse resignado a esperar las sesiones ordinarias -que arrancan el 1° de marzo- para intentar frenar el Fondo del Bicentenario, o al menos que se financie con las reservas del Banco Central.

De ahí que Rossi se muestre seguro de que en febrero no habrá autoconvocatoria.

Comentá la nota