Gobierno presentó nuevo sistema de compras y contrataciones del Estado

La nueva metodología que implementará el Ejecutivo fueguino implica una descentralización en materia de compras por contrataciones directas y concursos de precios, otorgando además una mayor responsabilidad a los estatales de planta permanente en dichos procesos. Según el Ministro de Economía, el objetivo que persigue esta modificación es lograr «una mayor transparencia y dinámica» en cuanto a la compra y entrega de insumos que requieren las diferentes áreas del Estado provincial.
Un nuevo régimen de compras y contrataciones del Estado fue presentado ayer en Casa de Gobierno por el ministro de Economía, Roberto Crocianelli, quien aseguró que con esta nueva metodología se concretará una «descentralización operativa» de las compras menores del Estado, vinculadas a las contrataciones directas y los concursos de precios.

El nuevo régimen de descentralización operativa de las compras del Estado provincial fue presentado y descripto ayer por el Ministro de Economía, junto a la secretaria de Contrataciones y Abastecimiento, Rita Rivera, y la contadora general María Elena Giménez.

En conferencia de prensa, los funcionarios explicaron que a través de una figura de gestión definida por el Gobierno de la provincia, «hemos tomado la decisión de generar la descentralización de todos los sistemas de compras y contrataciones» que hasta el día de hoy fueron concentrados por la administración central.

En ese sentido el titular de la cartera económica provincial dijo que «estamos buscando mayor transparencia, mayor concentración de las responsabilidades respectivas y mayor dinámica a las tareas del día y día para darle en tiempo y forma los insumos y contrataciones que necesitan las áreas para funcionar de la manera deseada».

Crocianelli aseguró que el sistema «busca mayor dinamismo sin olvidar el grado de responsabilidad, porque en esquemas donde tenemos la responsabilidad diluida es muy difícil hacer un control y una supervisión efectiva».

Rita Rivera identificó tres aspectos principales que motivaron la descentralización. «Desorden administrativo, contable y financiero; que en resumidas cuentas, provocaban un gran desorden económico».

La funcionaria mencionó una centralización operativa «excesiva» en las contrataciones, de vieja data, «que no generaba mayor transparencia y no permitía la libre concurrencia de los diferentes oferentes a las prestaciones de los servicios del Estado», dijo, además de «una gran dispersión de cláusulas contractuales» algunas de ellas «lesivas» para el erario público.

Rivera especificó que el nuevo régimen de descentralización (no normativa sino operativa) abarca las denominadas compras menores, es decir, las contrataciones directas y los concursos de precios.

No obstante, la funcionaria adelantó que lo que se pretende es una «descentralización mayor en las diferentes jurisdicciones» y estimó que para el año 2010 «estaremos en condiciones operativas de descentralizar las licitaciones públicas y privadas».

Por su parte, la contadora general María Elena Giménez priorizó que el objetivo fundamental del nuevo sistema sea «que la ejecución del gasto de la provincia sea realizado a través de todos los participantes, tanto funcionarios como empleados de planta permanente».

La contadora destacó que el nuevo régimen «reconoce como muy importante la participación de los agentes», y especificó que el mecanismo aprobado recientemente elevó los niveles de funcionarios que deben autorizar las adjudicaciones y compras mediante la firma del acto administrativo.

En términos políticos, Rivera definió la implementación del sistema como «un desafío de la gestión».

El proyecto oficial prevé que la actual Secretaría de Contrataciones y Abastecimiento se transforme en Subsecretaría de Licitaciones y Abastecimiento, dependiente de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía y que, en el primer semestre de 2009 se convierta en Dirección General de Licitaciones, Contrataciones y Suministros.

Comentá la nota