El Gobierno prepara otro decreto de reforma del sistema de ART

El Gobierno prepara otro decreto de reforma del sistema de ART
Será para incorporar más enfermedades a las dolencias profesionales.
El Gobierno tiene en carpeta otro decreto vinculado a las ART. Este abarcará la inclusión de nuevas patologías, como las várices, hernias y lumbalgias en el listado de enfermedades profesionales. En tanto, desde el Ministerio de Trabajo insistieron que las actuales tarifas que pagan las empresas no pueden ser modificadas hasta que no venzan los contratos anuales acordados con las ART.

Así surge de la dura respuesta del ministro Carlos Tomada a las entidades empresarias que cuestionaron duramente el decreto presidencial que eliminó los topes a las indemnizaciones por accidentes de trabajo y que ayer informó Clarín.

"Muchos juicios hoy se hacen por culpa del tope y de las enfermedades excluidas, aspecto que ya atenderemos en el próximo decreto", dijo Tomada, en relación a la inclusión de esas tres enfermedades. Y en relación a las cuotas que pagan las empresas, el titular de Trabajo reconoció que, a pedido de la UIA, del decreto "se quitó un artículo que autorizaba el aumento inmediato de alícuotas". Y para que no queden dudas, Tomada le señaló a los empresarios críticos "que toda modificación a las tarifas actuales, en caso de ocurrir, podrá producirse recién una vez vencidos los contratos anuales en vigencia".

Esta prohibición abrió otro frente de conflicto, esta vez con las ART que, a través de un comunicado, señalaron que trasladarán los mayores costos del sistema a las empresas aseguradas.

Otra definición importante de Tomada se refiere a los accidentes "in itinere", así llamados los que se producen entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo.

Los empresarios sostienen que no corresponde que estén a cargo de los empresarios y que deberían ser cubiertos por la Seguridad Social, por ejemplo por la ANSeS.

Tomada asegura que los "in itinere" lo cubren los empleadores porque "eso lo determinó la Justicia a comienzos del sistema, a principios del siglo pasado y así se afincó en nuestra cultura jurídica. Es un principio de justicia social que determina que el empleador es responsable del recorrido de la casa al trabajo y del trabajo a la casa.". Y agrega: "Si lo cubriera la ANSeS también deberían pagarlo los empleadores porque no puede existir un sistema no contributivo que cubra esos accidentes".

Sobre el costo del sistema, las cifras de la Superintendencia indican que, en promedio, equivalen al 2,4% de los salarios, cuando se lanzó el sistema- según Trabajo- se consideró razonable un costo del 3%.

Otra novedad del decreto presidencial firmado la semana pasada es que autoriza a la Superintendencia de Seguros a permitir a las compañías de seguros suscribir pólizas de responsabilidad civil, contra eventuales juicios. Los empresarios dicen que se trata de un sobrecosto que no estaba contemplado cuando comenzó a funcionar este sistema en 1996.

Comentá la nota