Gobierno prepara otra suba del salario mínimo: será del 20%

Por: Carlos Burgueño

• Promesa a Moyano a cambio de que se apure el cierre de paritarias con metalúrgicos y mecánicos

El Gobierno aceptará subir el salario mínimo vital y móvil hasta los $ 1.400 o $ 1.500 (esto es un aumento del orden del 20%, desde los $ 1.200 actuales), pero sólo después que la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las terminales automotrices cierren sus paritarias para este año. Este será el mensaje que mañana se le dará a Hugo Moyano, que ayer adelantó que pedirá al Gobierno una actualización de las retribuciones mínimas y la convocatoria al Consejo del Salario. El interlocutor del titular de la CGT será el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Según la visión de los funcionarios más cercanos a Cristina Fernández de Kirchner, y luego de las concesiones que Moyano recibió en los últimos días para sostenerlo dentro del redil K, llegó ahora el momento de que el titular de la CGT sea un interlocutor privilegiado (pero no más que eso) de las políticas gubernamentales.

La posición surge luego de haber escuchado ayer desde Olivos, que Moyano ya prepara el siguiente listado de medidas que debería tomar el Ejecutivo como retribución al titular de la CGT. Entre ellas figura la reapertura del Consejo del Salario, además del alza de la retribución mínima, «siguiendo la suba de los precios del supermercado».

El Gobierno responderá que esa convocatoria debe hacerse sólo cuando las negociaciones paritarias entre los principales gremios del país se hayan cerrado. Hacerlo antes, afirman, sería otorgarle al mercado laboral una alteración negativa en momentos de crisis. Por esto, sólo cuando la UOM y las terminales automotrices (los dos principales sectores que aún restan cerrar sus discusiones), firmen sus acuerdos salariales de 2009, el Consejo será oficialmente abierto.

La intención, además, es acelerar el cierre de las negociaciones de los gremios de Antonio Caló, y SMATA de José Rodríguez, momentáneamente con el manejo de Mario Manrique, el secretario adjunto del gremio.

Situación compleja

En el primer caso, la situación es aún compleja, ya que los metalúrgicos siguen reclamando un alza salarial no menor al 22%, cuando desde Techint, Aluar y Acindar se ofrece reducir los salarios un 15% y trabajar un día menos. Ayer, incluso, Caló llamó a un paro general del sector y a una movilización por la Capital Federal para el 23 de julio próximo, si el Gobierno no acepta aumentar los salarios. Mañana, en Trabajo, los representantes de los sectores empresarios de todos los niveles de los metalúrgicos y los directivos de la UOM tendrán su encuentro clave para definir cómo seguirán las negociaciones, si es que siguen.

En el caso de las terminales automotrices, la mayoría cerró acuerdos precarios con incrementos de sumas fijas, que deben ser ahora discutidos para plasmar aumentos porcentuales.

Hay un tema en el que tanto el oficialismo como Moyano ya acordaron para este año: en lo que queda de 2009 no habrá modificaciones en el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.

Moyano igualmente tiene un largo listado para discutir con el Gobierno. Además de la suba del salario mínimo vital y móvil, el titular de la CGT quiere negociar las asignaciones familiares, discutir un pago mensual por hijo y avanzar en un plan nacional de viviendas sociales y populares para erradicar villas.

Mientras tanto, Moyano está dando por estas horas algunos pasos que ratifican su acuerdo global con el Gobierno de Cristina de Kirchner. Probablemente hoy, también en el Ministerio de Trabajo, su gremio firme sus paritarias para 2009, con un alza nominal del 17% y un incremento real (con todos los extras que perciben los transportistas) de algo más del 20%.

Comentá la nota