El Gobierno prepara medidas para que el campo no pueda justificar una protesta

En Gabinete trabajan para preparar un plan que dé respuesta a los tamberos y los ganaderos. Aportan Producción y la cuestionada secretaría de Guillermo Moreno
Con el objetivo de "buscar una salida con la mejor buena fe" a los problemas agropecuarios, según manifestó ayer el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el Gobierno comenzó a delinear los incentivos a la producción para poner este viernes sobre la mesa de diálogo con los máximos dirigentes de las entidades agropecuarias. De esa forma, intentará frenar la protesta del agro, que puede comenzar a plasmarse menos de 24 horas después de la visita a la Rosada, en la inauguración formal de la Exposición Ganadera de Palermo.

Si bien Fernández fue tajante en que "no se puede empezar la reunión de cero, pero tampoco se pueden dar por hecho cosas y asentir", según pudo establecer El Cronista, el punto más avanzado del paquete de incentivos gira en torno al sector lácteo. La actividad está fuertemente golpeada por la sequía, con costos por encima de los precios que pagan las industrias y con productores que tienen un paro decidido, pero en suspenso a la espera de los resultados del encuentro en la Rosada. Además, los ruralistas podrían salir de la Rosada con avances en materia de ayudas por la sequía y fondos para la cría de ganado.

El trabajo que se viene realizando desde Gabinete, el Ministerio de Producción y la Secretaría de Comercio busca mejorar los precios que reciben los tamberos por la leche cruda. Para eso, hubo ayer contactos y reuniones con referentes del sector industrial, en la búsqueda de mecanismos que permita que ese sector de la cadena comercial pague más que los 75 centavos promedio que abona en la actualidad.

La intención es, con compensaciones directas y algún otro instrumento en estudio, el tambero pueda asegurarse $ 1 por litro entregado a las plantas procesadoras para los próximos cuatro meses. De esa manera, coinciden varias fuentes, mejoraría la ecuación económica del tambero o al menos, como sostienen se cubrirían los costos que, con la fuerte sequía que dejó sin pasturas a la mayoría de los productores, se encarecieron entre 15 y 20 centavos por litro producido, la mayor parte como consecuencia de tener que reemplazar el pastoreo por alimento balanceado, maíz y los cada vez más escasos rollos de pasto o alfalfa.

Pero los tamberos son escépticos en cuanto a la concresión de esa ayuda, y piden la normalización total del comercio lácteo. Recuerdan que ya a fines de 2008 se les prometió $ 1 por litro que nunca se cumplió.

Buena fe

El jefe de Gabinete enfatizó que su accionar "es de buena fe" y que tiene "por objetivo juntar todos los elementos que se puedan, buscarle salida, proponerlos y encontrar la solución al problema".

Aclaró que para la reunión de este viernes con la mesa de enlace "la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) no me ha puesto ningún límite" y precisó que él será quien comande el encuentro y que no estarán ni el ministro de Economía, Amado Boudou, ni la ministra de Producción, Débora Giorgi, aunque no descartó convocar a algún secretario, incluso a Guillermo Moreno.

"Quiero que nos sentemos y, con la mayor honestidad, buscar las formas de dar el primer trazo que sirva para el trabajo y seguramente seguir encontrándonos para salir de esta situación de la mejor manera posible, con el tema terminado", resaltó Fernández, quien evitó responder a las críticas, resquemores y advertencias que el campo planteó ante la convocatoria oficial.

En tanto, el presidente de Coninagro, Carlos Garetto, pidió que en la reunión con Fernández "aparezcan algunas soluciones y respuestas para distender la situación y recrear la credibilidad necesaria para volver a producir".

Comentá la nota