El Gobierno prepara un fuerte recorte del gasto para luego de las elecciones

Temen que los ingresos no lleguen a cubrir las erogaciones. Además, hubo muchos anuncios de gastos no previstos. El crecimiento no será de 4% y el dólar está lejos de $ 3,19
El Gobierno ya tiene asumido que deberá modificar el Presupuesto en los próximos meses para adaptarlo a la nueva realidad económica que se desencadenó a partir de la crisis mundial, aunque la decisión no se tomará antes de las elecciones. En el Palacio de Hacienda están trabajando en la idea de reducir los gastos autorizados para este año con el objetivo de enviar una fuerte señal al mercado y a los distintos ministerios de que hay que ajustarse los cinturones para hacer frente al actual escenario.

Otra forma de moderar las erogaciones es, directamente, subejecutando el presupuesto, pero si se reduce –que podría realizarlo directamente el jefe de Gabinete mediante una decisión administrativa– el Gobierno podría sostener con mayor firmeza la decisión de contener el gasto, señalaron fuentes oficiales, al agregar que la estrategia aún está por definirse.

Las erogaciones totales previstas en el Presupuesto 2009 ascienden a $ 253.483,7 millones, que representa 15% más que el monto finalmente gastado el año pasado. Esta norma, consensuada antes de la irrupción de la crisis externa suponía una estimación de recursos moderada para las proyecciones reales previstas hasta ese momento.

Desde 2003, todos los presupuestos de la gestión K se subestimaron y luego se ampliaron de acuerdo con los ingresos adicionales. Pero este año no sólo no habrá más recursos de los previstos –en el primer trimestre, la recaudación subió 15%, el mismo porcentaje presupuestado– , sino que los fondos disponibles podrían ser incluso menores a los gastos autorizados. Con el agravante de que para hacer frente a la crisis,y en un escenario electoral, el Gobierno realizó variados anuncios de obra pública y fomento al consumo, todas erogaciones no contempladas en la ley de gastos y recursos.

"Se está pensando en un tijeretazo al presupuesto porque las variables macroeconómicas cambiaron y no se va a llegar, pero se evalúa para después de las elecciones. Por ahora, se están ajustando las cuotas", afirmó una fuente de Economía, en referencia a los permisos de autorización de gastos trimestrales que otorga la Secretaría de Hacienda a cada ministerio.

Por otra parte, el presupuesto 2009 fue realizado en base a proyecciones macroeconómicas que distan mucho de las que tienen hoy los analistas privados, e incluso el propio gobierno. Frente a una pauta de crecimiento, que hasta el año pasado parecía conservadora, de 4%, la proyección ahora es, como muy optimista, de entre 0,5 y 1%. Mientras que con respecto al tipo de cambio, se presupuestó un dólar promedio de $ 3,19 y actualmente ronda los $ 3,70. El principal efecto de ello radica en que al Gobierno le está costando más hacer frente a los intereses de la deuda.

"Bajar el presupuesto no tiene demasiado sentido porque es una autorización a gastar, por lo que se puede manejar otorgando menores cuotas. Como gesto político, es válido y nada lo impide, pero tendría un componente de sobreactuación", aseguró el diputado y ex secretario de Hacienda, Jorge Sarghini.

Subejecución

El Gobierno está conteniendo el gasto y ello se percibe claramente al analizar la ejecución. De acuerdo con el último informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), durante el primer bimestre del año la administración nacional gastó apenas el 10,3% de las erogaciones totales, que "constituye un nivel inferior al porcentaje teórico de ejecución correspondiente a este período". Entre los gastos que se están frenando, figuran los de obra pública y las transferencias directas a las provincias.

Comentá la nota