"El Gobierno prefiere controlar los medios y no la venta de armas"

La senadora salteña se lució con sus críticas y observaciones durante el debate por la ley de medios. Afirma que no habrá modificaciones a la nueva norma porque "ésa es la vía del Poder Ejecutivo para ejercer presión y asegurarse algún resultado electoral en 2011".
Desde la oposición, fue la senadora que más estudió los vericuetos de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y discutió en el recinto: hizo uso de la palabra 21 veces durante las diecinueve horas que duró el debate. Ahora, la salteña Sonia Escudero, del PJ disidente, advierte que vendrá una batalla jurídica que deberá zanjar la Corte Suprema y alerta sobre la creación de una autoridad de aplicación vaciada de poder y subordinada al Gobierno.

–¿Cuáles son los efectos inmediatos de la ley?

–Después de la reglamentación, viene el proceso de conformación de la autoridad de aplicación, el Consejo Federal y el resto de la burocracia que crea la ley. Habrá que ver quién va a hacer el estudio –porque la ley no dice nada– sobre la situación de las licencias en el país. Lo que creo es que va a haber planteos judiciales pronto, porque hay temas que no están resueltos, que no han sido nunca abordados por la Corte. Por ejemplo, si el Congreso tiene potestades para regular en materia de cable cuando se trata de comunicaciones que no exceden el marco de una jurisdicción, atento a la prohibición que expresa del artículo 32 de la Constitución Nacional, que le impide al Parlamento legislar sobre libertad de imprenta.

–Esa avalancha de presentaciones judiciales arrancará con los grandes grupos.

–Creo que los primeros cuestionamientos saldrán de licenciatarias que se sientan amenazadas y es posible que no sean los grupos más concentrados, porque esta ley no opera de pleno derecho. Para que alguien le reclame que se deshaga de algunas licencias porque está en violación de la ley, tiene que haber un estudio que demuestre cuál es la concentración que existe. De modo que me parece que no es de efectos inmediatos. Va a hacer falta reglamentar primero, hay muchos temas que son confusos. Por ejemplo, lo que se refiere al acceso a nuevas tecnologías quedó delegado en el Poder Ejecutivo, hasta la cláusula de "progreso" de la Constitución Nacional.

–¿Cuál va a ser el rol que tendrá la oposición en el proceso de reglamentación y puesta en marcha de la ley?

–Habrá que estar muy vigilantes. Tenemos que conformar en el Congreso la comisión bicameral. Eso va a marcar un poco el rol y dejará ver hasta qué punto el Poder Ejecutivo está dispuesto a dejarse controlar. También esperamos, y vamos a verificar, que haya un compromiso de todas estas entidades que han apoyado tanto la ley para que tengan una actitud de vigilancia y que se cumpla todo lo que ellos han declamado, diciendo que es una maravilla de ley. Nosotros, desde la letra del texto, lo que vimos claramente es una intencionalidad de tener una injerencia muy fuerte sobre los medios. Me resulta decepcionante que el Gobierno haya dado prioridad a controlar a los medios de comunicación antes que a las armas, que están causando tantas muertes en nuestro país.

–Comparado con el esquema de medios actual y ley que se sancionó durante la dictadura, ¿no le parece superador lo que se aprobó?

–Desde lo que son sus objetivos, por supuesto que es superador. Pero desde el punto de vista de la injerencia del Poder Ejecutivo sobre los medios, no. En la Argentina, hoy tenemos libertad de prensa, yo veo lo que quiero, tanto voces críticas como del Gobierno tienen lugar para ser escuchadas. El temor es que esta ley, tal como ha sido concebida, haga desaparecer esta libertad y terminemos todos escuchando y viendo lo que diga el gobierno de turno.

–En sus discursos, el senador oficialista Miguel Pichetto dijo que es posible que esta ley sea modificada en el corto plazo. ¿Cree que eso ocurrirá realmente? ¿Van a trabajar desde la oposición después del recambio legislativo?

–No creo que haya modificaciones. Y menos del "núcleo duro", que es el artículo 161, junto con el 45. Ésa es la vía del Poder Ejecutivo para ejercer presión y asegurarse algún resultado electoral en 2011.

–Si no hay cambios a esta ley, ¿se vienen otras iniciativas vinculadas a los medios periodísticos?

–Ayer, en la bancada oficialista hubo un compromiso de avanzar en ese sentido. El senador Daniel Filmus dijo que había intención de impulsar una ley de acceso a la información y de distribución de la publicidad oficial, que son pilares esenciales y parte del derecho de la libertad de expresión.

–¿No hay desde la oposición un exceso de desconfianza hacia la nueva autoridad de aplicación? Hoy la maneja una sola persona, y ahora serán siete de distintos orígenes.

–Quedó conformada con una mayoría asegurada para el Poder Ejecutivo. Pero, además, quedó vaciada de las cosas importantes. No tiene capacidad regulatoria, o sea, toda la regulación se la ha reservado el Poder Ejecutivo para sí mismo, al igual que la concesión de las licencias importantes. De modo que la autoridad de aplicación va a tener un rango menor, pero no el verdadero poder.

–Usted dijo ayer que se estaba perdiendo una gran oportunidad de sacar una ley por consenso. ¿Qué le parece la postura que tomó la oposición al comienzo, cuando se retiró del debate?

–Lo que hizo la oposición en la Cámara de Diputados fue muy malo. Aunque el procedimiento haya sido deficiente y no hayan tenido el tiempo necesario de maduración y debate en comisiones, eso se tiene que dar en el recinto. Es ése el momento. No se puede renunciar a las obligaciones que nos dio la ciudadanía cuando nos votó.

–¿No le parece que el arco opositor quedó expuesto en el debate como funcional a los grandes grupos?

–No, de ninguna manera. Así como yo no sanciono una ley a favor de un grupo (N. de R.: la entrevistada rechazó la Ley de Bienes Culturales, que benefició al Grupo Clarín), tampoco en contra de nadie. El Congreso no tiene que ser funcional a una pelea personal, o de no sé qué clase, que tiene el Gobierno. Si alguien consolidó el monopolio en este país, ése fue Néstor Kirchner.

Comentá la nota