Gobierno le pone freno a demandas salariales

“Febrero es para conversar”, dijo Grahovac. La oferta, pospuesta a la evolución de la recaudación. “Se protegerá el salario”, dijo el ministro. Hay cautela gremial, pero la UEPC quiere “algo” para el lunes.

El gobierno provincial intentará demorar, al menos hasta fines de febrero, la oferta salarial a los empleados públicos, a la espera de la «evolución de la recaudación fiscal», y del escenario local-nacional de la crisis financiera mundial.

Bajo el signo de la cautela en ambas partes, ayer se realizó la primera reunión oficial entre el gobierno y la dirigencia de la UEPC, con la presencia del ministro de Educación, Walter Grahovac y el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa.

El Sindicato de Empleados Públicos (SEP), en tanto, espera a estas horas un llamado de la Casa de las Tejas.

En diálogo con LA MAÑANA, Grahovac dijo que «durante el mes de febrero se hablará y se buscarán referencias» para establecer un aumento «sostenible» por la Provincia. Una de esas «referencias» sería la pauta salarial que acuerden el gobierno nacional y la Ctera. Otro aspecto es la evolución de la inflación, que aunque no tendría el impacto del año pasado, marcará el ritmo de las subas en tasas y servicios.

Según indicó, el tono del diálogo fue «bueno» porque los sindicalistas observan «buena voluntad» en el gobierno.

«En 2008 se protegió y se recuperó el salario; en 2009 aspiramos a protegerlo», sintetizó el titular de Eduación, tras una reunión con la UEPC donde se analizó la situación fiscal provincial. «En el sector privado hay suspensiones, despidos y pérdidas de horas extras. En el sector público no hay despidos y protegeremos el salario», comparó el ministro. El verbo «proteger» surgió varias veces en el discurso del jefe de los maestros provinciales.

Grahovac señaló que durante la reunión de ayer se analizaron las «condiciones generales» pero que «no se avanzó en el porcentaje» de incremento. «El standar mínimo son los recursos y que sea sostenible y se pueda pagar en el tiempo», acotó ante una pregunta de este medio. Cabe aclarar que el Presupuesto 2009 de la Provincia prevé un aumento del ocho por ciento para los empleados públicos, aunque la pauta prefijada presupuestariamente suele ser conservadora.

Según expresó el funcionario, «la incertidumbre económica no permite fijar una pauta salarial anual», como sucedería a nivel municipal con el Suoem. «Es poco serio», dijo.

«Nadie puede afirmar si la caída» en la actividad económica y la recaudación fiscal «se profundizará o no», alertó Grahovac, cuando los principales observadores de la economía consideran que lo peor de la crisis se verá a mediados de año en la Argentina.

Off the record, un dirigente docente admitió que la cautela rige también en el gremio, aunque con sus propias premuras.

La cuestión macroeconómica y el escenario preelectoral que ya se comienza a percibir forman parte del análisis sindical. En ese sentido, la fuente dijo que la UEPC no quiere que se mezcle el tema sueldos con el ruido de un año político.

Igual, el gremialista advirtió que el lunes próximo, cuando los maestros regresen a las escuelas, «algo tiene que haber». De hecho, la conducción comenzará a sentir la presión de las bases, tras un cierre de año con concilación obligatoria y sin el aumento esperado.

«Algo tienen que abrir hasta el lunes, esto está muy conversado», opinó.

UEPC finalizó el año 2008 con un aumento global del orden del 30 por ciento, lo que incluyó el último trimestre de 2007. Sobre el final del año pasado, el gremio no aceptó una suma fija no remunerativa de 245 pesos, y en algunas oficinas del gremio hay una suerte de autocrítica por el rechazo. «No lo supimos ofrecer al frente interno», dijo la fuente que ayer habló con este medio.

Sin embargo, para Grahovac la discusión de 2008 «está cerrada» y, en línea con la posición del gobernador Juan Schiaretti, afirmó que el año pasado los docentes recibieron «bastante por encima de la inflación».

En el caso del SEP, que sí aceptó la suma no remunerativa de 245 pesos proporcionales a la carga horaria, la dirigencia tiene expectativas de que se acuerde un aumento retroactivo al 1 de enero y que se pague a partir del sueldo de febrero.

Para lograr eso, las partes deberían acordar antes del próximo 22, cuando se cierren las planillas salariales de este mes. «Todavía hay tiempo», se esperanzaron.

Comentá la nota