El Gobierno podría intervenir la Transportadora de Gas del Norte por sus deudas

El Gobierno podría decidir la semana próxima la intervención de la empresa Transportadora de Gas del Norte (TGN), que atraviesa por una seria crisis financiera que la llevó a entrar en default con una de sus deudas.
El Gobierno elevará informes a la Inspección General de Justicia (IGJ) y a la Comisión Nacional de Valores (CNV), por un posible default fraudulento, en el que habría incurrido ante una abultada nómina de acreedores, entre los cuales se encuentra el ANSeS, según se informó.

Según fuentes del gobierno, el nuevo interventor llegaría con órdenes precisas para elevar un informe de los estados contables a la IGJ y a la CNV "para que se realicen las actuaciones pertinentes".

TGN en una carta a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires había anunciado la suspensión de pagos y que iniciaría un proceso de renegociación con sus acreedores, a quienes les adeuda un total de 345 millones de dólares.

La compañia había comunicado a la Bolsa que pospuso el pago de un vencimiento de Obligaciones Negociables, por cerca de 22 millones de dólares, y que elaborará un esquema de deuda sustentable para reestructurar sus pasivos.

En la Carta, TGN adjudicó su situación a la depreciación del peso sobre las tarifas domésticas que permanecen fijas, sumado a una merma de sus ingresos y un incremento de costos.

La compañía fundamentó la medida porque "se ve en la necesidad de administrar sus recursos con el propósito de mantener la prestación segura y confiable del servicio público del transporte de gas natural a su cargo, como exige la ley del Gas 24,076 y el artículo 10 de la Ley 25.561".

El de TGN sería el primer default que se declara desde la crisis de 2001 y los inversores, como consecuencia de la crisis financiera, esperan que puedan quedar afectadas en el país otras compañías.

Además de TGN, en el mercado suenan con insistencia algunas otras empresas que atraviesan problemas financieros, como el caso de Autopistas del Sol o Mastellone y la calificadora Moody´s le bajó la nota a Transportadora de Gas del Sur (TGS).

Si bien no se espera una afectación masiva de empresas, se descuenta que varias de ellas deberán salir a reestructurar su deuda. Brasil, para evitar este problema lanzó de inmediato un virtual seguro de cambio para sus empresas, por el cual el banco central de ese país destinó una línea especial de crédito en reales, para refinanciar las deudas de las compañías

brasileñas en el exterior.

La empresa que promete en la carta a la Bolsa,renegociar su deuda de 345 millones, contraída hasta 2012, viene de de restructurar su pasivo en 2006, cuando ofreció a sus acreedores el 20% del capital social.

El restante 80 por ciento pertenece a Gasinvest (56,35 por ciento) y a Blue Ridge Investments (23,53).

Gasinvest es una sociedad controlada en 27,2 por ciento por Tecpetrol, de Techint.

Comentá la nota