El Gobierno podrá subir el gasto 17% en 2009 para mantener el superávit

El paquete anticrisis hizo estragos en el Presupuesto para el año entrante. Las proyecciones de ingresos y gastos se desdibujaron con las transferencias, subsidios, rebajas impositivas y planes de obra pública improvisados para amortiguar la crisis. El kirchnerismo deberá lidiar por primera vez con un año electoral y arcas fiscales alicaídas.

En este escenario, el gasto público podrá crecer cómo máximo 17% en 2009 para mantener un superávit fiscal primario de 3% del Producto Interno Bruto (PIB), el piso de ahorro registrado en los últimos seis años y que garantiza la solvencia de mediano plazo. El mes pasado se inició el ajuste: el gasto pasó de crecer a tasas de 40% en promedio anual a 25% en noviembre.

Un informe del Ieral de la Fundación Mediterránea remarcó los recursos tributarios crecerán 5,5% en 2009 respecto a 2008. Pero sin considerar las retenciones a las exportaciones, que se desplomarán por la baja del precio de los commodities, la suba sería de 16%.

Por el efecto de la eliminación de la tablita de Machinea, el blanqueo impositivo y las moratorias, los recursos fiscales llegarían a 255.000 millones de pesos el próximo año, una cifra que representa un alza interanual de 16%. Así, el superávit primario alcanzaría $ 36.700 millones en 2009. La cifra equivale a algo menos de la mitad de los u$s 21.000 millones a pagar en concepto de servicios de deuda, intereses y amortizaciones. Los préstamos intra sector público y los organismos internacionales tendrán un papel clave para cerrar la brecha de financiamiento.

“Para poder llevar a cabo el plan de obras incluido en el Presupuesto 2009, el sector público Nacional deberá procurarse un financiamiento adicional entre u$s 1.500 millones y u$s 3.000 millones el año entrante”, concluyó el Ieral.

La caída de recursos será un denominador común en la región. La Comisión Económica para América Latina (Cepal) destacó que la baja en los precios de los commodities provocó una fuerte reducción de los ingresos fiscales en el continente. “Es necesario basar la sostenibilidad de las cuentas fiscales en fuentes menos expuestas a las variaciones de los ciclos económicos”, aseguró la Cepal. Según la entidad, que tiene sede central en Santiago de Chile, el derrumbe de los precios de los productos primarios provocará una reducción de los ingresos tributarios entre 2,4% y 3,2% del PIB.

“La situación condiciona la capacidad de algunos países de implementar políticas contracíclicas para contrarrestar el impacto de la crisis sin descuidar, al mismo tiempo, los programas sociales que atienden a los sectores más vulnerables”, destacó el balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2008.

Comentá la nota