El Gobierno pierde un apoyo clave para la ley de medios

El oficialista Jenefes, que preside la principal comisión, dijo que votará en contra si no se modifica
La negativa del senador oficialista jujeño Guillermo Jenefes a apoyar a libro cerrado el proyecto de ley de radiodifusión dejó ayer al kirchnerismo con la certeza de que tendrá que aceptar modificaciones a la iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados. En caso contrario, podría repetir el fracaso al que se expuso hace un año con las retenciones móviles a las exportaciones de granos.

El papel de Jenefes en el debate del proyecto es clave, ya que preside la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, que será cabecera del debate, y también es vocal en la de Presupuesto y Hacienda. Sin su firma, la Casa Rosada no podrá obtener dictamen de comisión, paso casi ineludible para llevar el proyecto al recinto.

En otras palabras, la iniciativa corre serio riesgo de sufrir cambios, lo que la obligaría a volver en segunda revisión a la Cámara de Diputados. Este es un escenario que hasta el momento la presidenta Cristina Kirchner, de gira por Estados Unidos, se resiste a aceptar. Como si esto fuera poco,el debate de la iniciativa sigue sin arrancar en la Cámara alta. Ayer, el oficialismo chocó en una reunión de Labor Parlamentaria con el rechazo de casi todos los bloques opositores a aceptar su idea de restringir a tan sólo dos comisiones el debate del proyecto. Ante esta situación, trasladará hoy el debate al recinto del Senado, donde tiene amplia mayoría para imponer su criterio. Busca así, además, cerrarle la puerta a una eventual participación del vicepresidente Julio Cobos cuando vuelva a asumir la presidencia del cuerpo, la semana próxima.

Ni bien aterrizó en Buenos Aires en la mañana de ayer, Jenefes se reunió con el jefe de su bancada, Miguel Pichetto (Río Negro), y le planteó las objeciones que tiene sobre el texto que aprobó Diputados el jueves pasado. Tal como anticipó LA NACION, el legislador mantiene serios cuestionamientos a la supuesta vulneración de los derechos adquiridos de las empresas de medios de comunicación en los que incurriría el proyecto oficial en su versión actual.

El principal cuestionamiento radica en el artículo 161, más conocido como cláusula de desinversión, que obliga a las empresas propietarias de radios, TV abierta y por cable a desprenderse de sus activos en el plazo de un año para poder adecuarse a las disposiciones de una eventual nueva ley de radiodifusión.

El senador también rechazó la pretensión de la Casa Rosada de discutir el proyecto en el recinto de la Cámara alta el próximo 7 de octubre. "Necesito una semana más, mínimo. Sino, no cuenten conmigo", confiaron fuentes oficialistas que le planteó Jenefes a Pichetto.

La firme postura de Jenefes, que es administrador de un grupo de medios de comunicación en Jujuy que su familia política posee desde hace más de 40 años, encendió luces de alarma en el oficialismo. Tanto que a media tarde de ayer Pichetto y el presidente provisional del Senado, José Pampuro (Buenos Aires), se trasladaron al despacho del titular de la Cámara baja, el peronista jujeño Eduardo Fellner, para pedirle que realizara gestiones para atenuar la rebeldía de su comprovinciano. Según fuentes esas consultadas por LA NACION, esa intermediación no habría obtenido los resultados esperados por los legisladores kirchneristas.

Pichetto se trasladó luego a la Casa Rosada, donde estuvo reunido con el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

La preocupación del oficialismo encuentra explicación en el hecho de que Jenefes tiene la llave para que la Casa Rosada pueda avanzar, como pretende, en la aprobación de un dictamen que ratifique lo aprobado por la Cámara baja.

Sin su firma, el kirchnerismo quedará en minoría en las dos comisiones en las que pretende debatir el proyecto, por lo que tendrá que satisfacer las demandas del senador si pretenden avanzar sin contratiempos. La situación se complica más si se tiene en cuenta que al menos otros dos senadores oficialistas que también integran las comisiones de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión y Presupuesto y Hacienda comparten los cuestionamientos de Jenefes.

"Todo el tiempo necesario"

El senador jujeño ya había anticipado que no sería un hueso fácil de roer cuando el proyecto de radiodifusión del Gobierno ingresó en la Cámara baja. En una reunión de la comisión a su cargo en la que se discutió la adopción de la norma japonesa de televisión de alta definición, Jenefes le había asegurado a sus colegas que pensaba "tomarse todo el tiempo necesario" para discutir el proyecto una vez que ingresara al Senado. "No teman que no voy a convertir a esto en una escribanía", les dijo aquella vez.

Ahora, pretende realizar una amplia convocatoria una vez que el Senado resuelva cuántas comisiones entenderán en el debate que podría comenzar mañana con la convocatoria al interventor del Comfer, Gabriel Mariotto.

La sola mención de que el proyecto del Gobierno pueda retornar con cambios a la Cámara de Diputados aterroriza al oficialismo. "No tendremos los votos para insistir en la media sanción", advertían ayer en la bancada que conduce Agustín Rossi.

Comentá la nota