El Gobierno pide sacar a Cristina de "Gran Cuñado"

El Gobierno pide sacar a Cristina de "Gran Cuñado"
Aníbal Fernández sugirió "dejarla a un costado"; consideran que se ridiculiza a la Presidenta
El temor al ridículo por el "Gran Cuñado" empieza a preocupar seriamente en el Gobierno. Tanto que el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, sugirió ayer sacar del programa al personaje de Cristina Kirchner. "¿No podemos dejarla en un costadito a la Presidente?", aconsejó en una entrevista con Radio Mitre. Incluso tradujo la pregunta retórica en una amable orden: "Nadie está hablando de sacar un decreto, pero...".

Fernández profundizó lo que ya había dicho dos días antes, cuando el personaje se vio en el aire: "Me parece que hay excesos. Debería regularse, porque es la Presidente". Ayer, el ministro se arrepintió de haber pronunciado la palabra "regularse", pero mantuvo las críticas. Y aconsejó "cambios".

A lo largo de la tarde, el Gobierno intentó bajarles el tono a las declaraciones de Fernández. "Fue una opinión personal del ministro. En la Casa Rosada hay temas más importantes en que pensar", se excusó una fuente oficial. Ningún funcionario, sin embargo, desmintió en público al ministro. Y dos miembros del Gobierno admitieron que la imitación de Cristina Kirchner "no cae bien, porque la ridiculiza".

Marcelo Tinelli ayer no quiso opinar. Tampoco su productora, Ideas del Sur, difundió ningún comunicado sobre el tema. Fuentes de la empresa se limitaron a decir que "Gran Cuñado" es "un juego humorístico" y que se van a mantener los criterios establecidos. Es decir que el voto de la gente decidirá qué personajes saldrán del sketch.

Pero, según pudo saber LA NACION, con la Presidenta estarían evaluando una excepción: seguiría al aire, con discursos e intervenciones sorpresivas, aun cuando la gente decida que se vaya del programa. Una forma de evitar que su eventual salida sea interpretada como una respuesta a las presiones del Gobierno. En la primera semana, Cristina Kirchner fue nominada junto a Alfredo De Angeli, Luis D´Elía y Elisa Carrió.

Según otra fuente oficial, el más inquieto con las imitaciones fue Néstor Kirchner. No es una novedad. Al principio de su mandato, Kirchner tuvo un sentimiento idéntico cuando Tinelli mostró a un imitador suyo en ShowMatch . Después de un par de llamadas telefónicas y algunas reuniones, el personaje salió del aire.

Ahora volvió, encarnado por el actor Freddy Villarreal. Kirchner, la Presidenta y otras 17 caricaturas políticas ya conviven en "la casa" con la lógica de Gran Hermano y cuatro nominados por semana. Hay piqueteros, opositores y funcionarios. Martín Bossi imita a Mauricio Macri y a la Presidenta. Freddy Villarreal, además de a Kirchner, compone a Fernando de la Rúa. Preocupación oficial

Antes de que empezara el programa, la expectativa ya había generado alarma en despachos oficiales. El propio Fernández (que tiene su personaje dentro del sketch) llamó a la productora para saber cómo mostrarían al Gobierno. El jefe de Gabinete, Sergio Massa, también se comunicó, para preguntar cómo se iba a ver en el aire. Incluso algunos dirigentes opositores, como Felipe Solá y el piquetero Luis D´Elía, hicieron saber que estaban interesados.

Sólo horas después del debut, ya había enojos. Y no sólo en el Gobierno. El vicepresidente Julio Cobos se vio dubitativo, tímido y temeroso, y puso el grito en el cielo. Les repetía a sus colaboradores que se sentía muy desfavorecido en relación con otras figuras, como Kirchner o Carrió.

En público, Francisco de Narváez elogió el segmento y hasta se sacó fotos con su imitador. "Me pareció muy bueno. En la vida hay que poner un poco de humor. En esto, Marcelo se destaca", sonrió frente a las cámaras. Sus hombres de confianza, no obstante, están asustados. Sobre todo porque el personaje exacerba la faceta de "empresario millonario, que roza lo frívolo". Un trauma para la campaña del candidato.

En el oficialismo, los funcionarios se ríen, pero admiten el nerviosismo. Esta semana, en algunos despachos de la Casa Rosada circularon mediciones de qué personajes del programa eran mejor valorados por la gente. Esos informes ya llegaron a la quinta de Olivos.

Cómo reaccionaron los imitados

SERGIO MASSA

Jefe de gabinete

* Fue el dirigente oficialista que aceptó con más simpatía la sátira de "Gran Cuñado". Cree, además, que fue el más beneficiado del Gobierno.

FRANCISCO DE NARVAEZ

Candidato de Unión-Pro

* Se tomó la parodia con gracia. Consideró que quedó bien parado y hasta aceptó encontrarse con su imitador en el programa de chimentos "Intrusos".

MAURICIO MACRI

Jefe de gobierno

* "Uno siempre se divierte más con las imitaciones de los otros que con la que hacen de uno", respondió. Dijo que no se sintió identificado con el personaje, pero que se rió.

JULIO COBOS

Vicepresidente de la Nación

* Sus allegados revelaron que le había molestado la imitación que le hizo José María Listorti. En público, él no escondió del todo su desencanto.

LUIS D´ELÍA

Piquetero kirchnerista

Dijo que no cree que "un programa cómico influya en la opinión política de la sociedad". Quedó contento con su personaje. "Fui de los que más rating tuvieron", se jactó.

Comentá la nota