El Gobierno no permitirá un nuevo gremio de subtes y Moyano agradece

El Gobierno no permitirá un nuevo gremio de subtes y Moyano agradece
El ministro Tomada, aseguró que "no está previsto en la ley sindical" y que el plebiscito del personal, que termina mañana, "no tiene chances de prosperar". El 98% ya votó por la ruptura. Hubo problemas en el servicio y tensión con pasajeros.
El Gobierno rechazó el plebiscito de los trabajadores del subte para formar un sindicato propio. El portavoz fue el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que de este modo oficializó la inclinación del Ejecutivo a favor de los gremios alineados con la CGT. La convocatoria del personal de la concesionaria Metrovías “no tiene chances de prosperar”, dijo el ministro. Si bien su declaración se ajusta a la normativa argentina, en el ámbito laboral se da por hecho que la Justicia terminará por avalar la pretensión de los trabajadores del subte, en línea con los fallos de la Corte en favor de la libertad sindical. Así se aviva una disputa que cada vez más a menudo paraliza a un servicio que transporta a unas dos millones de personas por día.

La polémica quedó instalada cuando los delegados del subte quedaron al margen de una elección convocada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el sindicato que en lo formal representa al personal de la actividad, y decidieron avanzar en la formación de un gremio en la empresa. Con ese propósito, los ex delegados realizaron en agosto una presentación ante la cartera laboral para pedir la inscripción gremial y convocaron al plebiscito que finalizará esta semana. Hasta ayer, un 98% del personal había votado a favor de la iniciativa, según los datos que dieron a conocer los organizadores.

“Desde el punto de vista de la eficacia jurídica, no tiene chances de prosperar” el plebiscito, advirtió Tomada. El funcionario aclaró que el mecanismo “no está previsto en la ley sindical” e ironizó: “Hay algunos que se entusiasman con la idea, creyendo que esto genera una mayor democracia ateniense”. En esa línea agregó que “los plebiscitos son cosas creativas que pueden servir como referencia, pero no como eficacia jurídica”.

Para desalentar la creación de otro gremio, el Gobierno se apoya en la ley de Asociaciones Sindicales. El artículo 29 de la normativa establece que sólo podrá obtener la personería un sindicato de empresa “cuando no obrare en la zona de actuación y en la actividad o en la categoría una asociación sindical de primer grado o unión”, como sucede con la UTA a nivel nacional. Aunque están afiliados a la UTA, los ex delegados mantienen un enfrentamiento desde hace años con la conducción del sindicato.

El especialista Mario Ackerman, miembro de la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), le dio la razón a Tomada pero advirtió que “es casi seguro” que la Justicia termine por darles la razón a los trabajadores en línea con el fallo de noviembre sobre libertad sindical de la Corte Suprema.

“El plebiscito es absolutamente informal. Es una decisión de los trabajadores que no tiene marco normativo, y que tiene más eficacia política que jurídica. Pero la cuestión es otra: si los trabajadores de una empresa tienen derecho a formar un sindicato independiente del gremio de la actividad. La ley argentina no lo permite, pero la OIT ya ha dicho claramente y en varias ocasiones que esta limitación viola el convenio 87 de libertad sindical”, explicó Ackerman. “El Ministerio de Trabajo no debería darle la personería al nuevo sindicato porque está obligado a respetar la legislación argentina y no puede declararla inconstitucional, pero también es casi seguro que los tribunales le den la razón al sindicato de empresa declarando la inconstitucionalidad” de la ley de asociaciones sindicales, agregó.

El plebiscito fue sacudido el jueves pasado por una pelea entre ex delegados y un grupo de personas señalado como cercano a la UTA en la estación Congreso de Tucumán. La agresión generó un paro de cuatro horas en todo el servicio. La votación seguirá hoy en la línea C y terminará mañana, en la H.

Comentá la nota