El Gobierno paga el aumento a ATE, pero se complica con los judiciales

El Gobierno paga el aumento a ATE, pero se complica con los judiciales
Los representantes oficiales intentarán hoy llegar a un acuerdo con ATSA y Ampros. En Tribunales, la situación se tensa más.
El Gobierno anunció ayer que pagará el aumento acordado con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) para la administración central y una parte del personal de la Salud (ver aparte), mientras tratará de apaciguar hoy dos frentes gremiales que tiene aún en el sector salud.

A las 11, se reunirán nuevamente los representantes oficiales con los paritarios de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) y en la tarde con la dirigencia de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA).

Sin embargo, el frente más duro y que parece agravarse es el de los empleados judiciales que, en su asamblea de ayer, rechazaron por unanimidad la última oferta oficial y deberán esperar una nueva propuesta hasta el martes que viene, cuando habrá una nueva reunión paritaria. Sin embargo, hay pesimismo y no creen que ésa sea una reunión definitoria por la posición tan diferente en que se manifiestan las partes.

En el caso de los profesionales de la salud, ayer hubo una reunión informal en la que el sector gremial habría insistido en la necesidad de que, en caso de llegar a un acuerdo, se aplique el ítem correspondiente a actividad crítica y semi crítica que implica un 25 y un 15 por ciento del básico y que figura en el acta de la paritaria que se labró antes de que se agudizara el conflicto.

Los delegados de Ampros han insistido en que no aceptarán ningún incremento en negro y que la condición es que el aumento sea remunerativo y bonificable. En la primera reunión de conciliación luego de los paros, realizada el viernes pasado, se ofreció a los profesionales 310 pesos, pero en negro.

Desde el Poder Ejecutivo se ha indicado que hoy habrá un nuevo ofrecimiento, que no incluye la suma fija de 310 pesos sino que está directamente vinculado con los ítems del convenio "en función de la calidad, tiempo, lugar y productividad", dijo anoche el subsecretario de Hacienda, Mario Granado.

Agregó que significaría una mejora salarial importante para el sector, aunque habría que analizarla dentro de la crisis.

Los técnicos de Hacienda tienen previsto llevar algunas simulaciones del impacto del aumento a la reunión que se hará en la Subsecretaría de Trabajo.

Por su parte, con ATSA continúan las conversaciones y se sigue discutiendo un acta de varios puntos. Según sostienen desde el Ministerio de Salud, se está muy cerca de un acuerdo aunque se aclaró que hay pedidos del gremio a los que no se puede acceder.

Con los judiciales la situación es totalmente distinta ya que el conflicto se agrava por la falta de una respuesta que satisfaga las aspiraciones salariales del sector.

En la víspera, los trabajadores rechazaron por unanimidad, en todas las circunscripciones, el ofrecimiento realizado en la mesa paritaria. Allí, el Gobierno cambió la propuesta salarial: de 200 pesos no remunerativos y no bonificables y hacer remunerativo y bonificable el adicional de 75 pesos, vigente desde el 2004, por sólo 230 pesos no remunerativos ni bonificables.

"Lo curioso es que la oferta que nos han efectuado ahora, en lo que hace a la masa salarial, es menor que la primera propuesta", remarcó sorprendido el secretario general del gremio, Carlos Ordóñez.

Hoy habrá nuevas asambleas para determinar cómo continuará el plan de lucha (ayer hicieron una marcha alrededor del edificio de Tribunales y Casa de Gobierno). Los trabajadores insisten en que el incremento salarial debe estar ligado al costo de la canasta familiar.

Según Ordóñez, "el Poder Ejecutivo puede estar reservando fondos para un nuevo aumento salarial a los jueces, a partir de julio. Esperamos que además no estén reservando fondos para la campaña. Si realmente no hay plata, que salgan a decir públicamente Jaque y Nanclares que no habrá aumento salarial para los magistrados en el transcurso de este año", indicó el gremialista.

Desde el Gobierno, el subsecretario Granado indicó que el Ejecutivo "está más preocupado por ver la mayor cantidad de pesos que lleguen al bolsillo de los trabajadores que el gremio, que apunta al sueldo de los jueces y a la masa salarial". El funcionario reconoció que es una discusión a la que no le ve salida.

Comentá la nota