El Gobierno ofrece que haya un opositor al frente del control

Así, busca obtener consenso para poder aprobar el proyecto en el Congreso.Por: Atilio Bleta
El oficialismo ofrecerá a la oposición --lo más probable que a un legislador radical-- la presidencia de la comisión bicameral que se creará si se aprueba la ley que elimina la jubilación privada.

El control de 95 mil millones de pesos que tienen en su poder las AFJP y de otros 15 mil millones de pesos que ingresarían el próximo año al sistema de capitalización es el asunto que mayor suspicacia ha despertado de parte de los bloques opositores en el Congreso, de los operadores económicos y de mucha gente de a pie.

Para evitar que crezca una ola opositora que con los días se haga indetenible, el Gobierno abandona su postura rígida y autoreferencial que llevó a la derrota de las retenciones móviles en el Senado.

La idea que impulsa el oficialismo es reforzar la garantía del control del Congreso, otorgándole la presidencia de la comisión bicameral a un legislador radical, casi seguro, por su condición de segunda fuerza parlamentaria.

Anoche, dos ministros reconocieron a Clarín que la mayor objeción que tiene el proyecto de un nuevo sistema jubilatorio es el futuro control de los fondos de las AFJP que pasarán al Estado.

En la Casa Rosada tomaron nota que en un sector de la sociedad y en la oposición ha ganado espacio la presunción de que el Gobierno apuró esta debate porque necesita hacer caja para enfrentar los fuertes vencimientos de la deuda externa de este año y de 2009 que ascenderían a 20.000 millones de dólares. Y para financiar obras con vistas a las elecciones legislativas del año que viene.

El remedio a este seguro embate --decían anoche a este diario-- pasa por involucrar a los bloques opositores en la supervisión de auditoría sobre el dinero que manejará la ANSeS. Y que además las centrales sindicales y empresarias participen también en un consejo asesor.

Esta decisión fue tomada por la presidenta Cristina Fernández en una reunión realizada ayer a la mañana en Olivos y de la que participaron el ministro del Interior Florencio Randazzo y los jefes de bloque del PJ del Senado Miguel Angel Pichetto y de Diputados Agustín Rossi.

El cónclave de ayer en la quinta presidencial --según trascendió-- tuvo dos partes: la primera fue de evaluación política sobre el impacto que produjo la noticia y la relación de fuerzas en las dos Cámaras.

En el segundo tramo se agregó el titular de la ANSeS, Amado Boudou, quien munido de "un informe reservado de 14 páginas", intercambió información con la Presidenta, el ministro y los legisladores. El mencionado informe es un resumen de los argumentos que podrán utilizar diputados senadores y funcionarios oficialistas para defender la ley ante los medios y durante el debate en el Congreso.

Por la tarde, en la Casa Rosada, el ministro del Interior convocó a su despacho otra vez a los jefes de bloque y a Boudou, pero también se sumaron los presidentes de las comisiones de Previsión Social de Diputados, Juan Carlos Díaz Roy y del Senado, Fabián Rios. Y la vicepresidenta de la Cámara baja, Patricia Vacas Narvaja.

En este plenario de la tarde en la oficina de Randazzo, la voz cantante la tuvo el administrador de la ANSeS, Boudou, quien explicó en detalle "cómo las AFJP habían dilapidado" los recursos de los afiliados y otros argumentos a mano para dar la pelea comunicacional y el debate en el Congreso.

Por su parte Rossi (el jefe de bloque del PJ en Diputados) dijo contar con el número de votos para aprobar el proyecto y en el mismo sentido se pronunció Pichetto, su par en el Senado. Pero en el poder estiman que por la importancia del proyecto hay que conseguir un respaldo más amplio y por eso le ofrecen al radicalismo la jefatura de la bicameral.

Comentá la nota