El Gobierno niega crisis ganadera y el campo replica que "va a faltar carne"

La Presidenta desmintió que vaya a faltar carne, como denuncia el agro. Elogió el sistema de engorde a corral y anticipó que este año se cumplirá la Hilton. Críticas rurales
En plena cuenta regresiva de los comicios legislativos, y luego de que las entidades rurales y algunos estudios técnicos alertaran sobre la posibilidad que el país tenga que importar desde 2010 carne vacuna ante la falta de oferta local, el Gobierno salió ayer a pleno a desestimar esos pronósticos y a reforzar su idea de que no sólo la ganadería está lejos de una crisis, sino que está atravesando "un cambio tecnológico de punta, como lo fue la siembra directa para la agricultura, de la mano de los feedlots", definió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Argentina sigue siendo un modelo agropecuario exportador", resaltó anoche la jefa del Estado durante el acto en el que anunció la reglamentación de la Ley de Inversiones (ver pag 3). Horas antes, el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, negó que la ganadería esté en una grave crisis, como denuncia el sector y remarcó que los productores sumaron "14 millones de hectáreas para agricultura, aunque sigue habiendo la misma cantidad de cabezas de ganado".

Cristina expresó su beneplácito por "el crecimiento exponencial" de las autorizaciones de exportación de cereales y carnes durante los primeros meses del año. Dijo que entre enero y mayo, contra el mismo lapso de 2008, aumentaron 169% las autorizaciones de venta al exterior de carne. También destacó que el crecimiento de los feedlots, que pasaron de menos de 100 al iniciarse el gobierno de Néstor Kirchner a los 1.523 actuales.

En ese sentido, puntualizó que esos datos refutan "lo que durante mucho tiempo intentaron convencernos de que íbamos a importar trigo o carne".

Desde la producción primaria replicaron la argumentación oficial. Sostienen que, a menos de dos semanas de que se venza la cuota Hilton, los cortes de alta calidad que se venden a Europa, la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) está acelerando los ROE rojos, con el fin de no volver a incumplir ese compromiso, como ocurrió en 2008, en parte por las restricciones a exportar y en parte por el conflicto por las retenciones móviles.

"Los dichos de Cheppi y de Cristina son una verdadera falta de respeto", lanzó Ulises Forte, vicepresidente de Federación Agraria (FAA) y candidato a diputado nacional por la UCR-La Pampa. El dirigente contó que la crisis es tal "que para comprar un par de zapatillas, un productor tiene que vender entre 5 y 6 vacas". Y planteó que todas las acciones oficiales conducen a "una producción agropecuaria hiperconcentrada". Al respecto, abundó: "Cuando llueva, las vacas van a volver a pastar, pero ya no estarán miles de productores pequeños y medianos que hoy ya malvendieron buena parte de sus vacas y están haciendo changas como albañiles o remiseros en los pueblos para sobrevivir".

En esa línea, un productor ganadero del sur pampeano comentó que este junio será el 34º mes consecutivo en que las vacas representan más del 55% del stock enviado a faena. "Si eso no es crisis, que el Gobierno me explique el negocio", comentó el ganadero, que además expuso su preocupación ante el futuro inmediato dado que la sequía impactará en el nivel de preñez y, por ende, en el nacimiento de terneros en la próxima zafra.

A su turno, Luciano Miguens, ex presidente de Sociedad Rural (SRA) y actual asesor de Unión-Pro, cuestionó a Cheppi y le endilgó: "un absoluto silencio y una falta de gestión ante la problemática del sector".

Desde la actual conducción de SRA, en tanto, exhortaron al Ejecutivo nacional a que "viaje más por el interior y vea cómo está sufriendo el sector agropecuario".

La combativa Carbap, que lidera Pedro Apaolaza, en tanto, denunció que la política oficial hacia el campo derivó en la paralización de la actividad económica de las comunidades del interior productivo, que están en estado de alarma".

Comentá la nota