El gobierno neuquino salió a defender la minería

Es en un momento donde la actividad recibe críticas desde sectores ambientalistas. Se defendió particularmente lo que se hace o se hará en Andacollo (yacimiento de oro) y en Loncopué (el cobre de Campana Mahuida).

El gobierno neuquino salió a defender la actividad minera en la provincia con el argumento de que el Estado ejerce los controles necesarios y garantiza que no se perjudique el medio ambiente, con alusiones especiales a dos conflictos actuales, vinculados a trabajos presentes y futuros de las empresas Andacollo Gold y Emprendimientos Mineros SA.

El encargado de sostener la posición oficial en la materia fue Horacio Lucesoli, técnico de la dirección provincial de Minería.

Sobre la situación en el paraje Huaraco en el norte neuquino, donde se denunció una presunta contaminación por parte de la planta de Minera Andacollo Gold S.A., ubicada en Andacollo, Lucesoli aseguró que “la provincia controla y continuará controlando como corresponde toda la actividad minera que se desarrolla en el territorio”.

Aunque no descartó “contingencias, como en toda explotación minera”, indicó que “lo fundamental es que la provincia monitorea de forma constante y permanente ésta y todas las tareas mineras del territorio”.

El paraje Huaraco se encuentra ubicado al costado de la ruta 43 que une Andacollo y Huinganco, a orillas del río Neuquén.

El gobierno asegura que se constató que en ninguna de las etapas del proceso de la planta no se utilizan sustancias como mercurio, arsénico, ni cianuros, por lo que ninguna de estas sustancias se disemina en el suelo. “Por el contrario, la planta utiliza para el proceso de flotación materiales orgánicos como xantatos y aceites de pino, que son compuestos orgánicos biodegradables”, sostienen los técnicos.

Lucesoli también informó que en el Huaraco “lo único que se vuelca es la denominada agua de mina, esto es, el líquido que sale luego de la perforación hecha en la montaña y que se escurre -por las laderas- dentro de las obras, hasta llegar al arroyo. A ese agua la empresa le realiza un proceso de decantación de elementos sólidos en la misma mina, en piletones especiales, y luego llega clara al Huaraco sin contaminantes”.

En Loncopué

En cuanto al estado actual del estudio para la explotación de reservas de cobre en Campana Mahuida, a quince kilómetros de Loncopué, Horacio Lucesoli informó que “hasta que no finalice la feria judicial de enero no habrá novedades”.

“Sólo sabemos –indicó- que la justicia civil de Zapala hizo lugar a un amparo presentado por la comunidad mapuche Mellao Morales contra la explotación de la mina de cobre en su territorio y decretó la suspensión de la audiencia pública prevista para el 28 de enero de este año”.

Confirmó que “la empresa no está trabajando” porque “en realidad lo que se debía hacer y ante lo cual sufrió el desacuerdo de la población, eran los estudios preliminares para la exploración y posterior explotación de cobre. Luego de la presentación y aprobación de esta Declaración Ambiental, se iniciarían los trabajos. Cosa que aún no sucede”.

Según Lucesoli, “la empresa continúa con las tareas de campo que involucra la asistencia y trabajo social con la comunidad, para conocer los puntos de vista de la gente de Loncopué y también de la comunidad originaria Mellao Morales”.

Comentá la nota