El gobierno negó responsabilidad en el llamado al 911 que conectó con Bahía Blanca

Un joven fue apuñalado, maniatado y despojado de varios electrodomésticos en su casa del barrio semi privado "Los Tordos" del departamento de Guaymallén. Al marcar el 911 le respondieron desde Bahía Blanca. La policía tardó cuarenta minutos en llegar.
El gobierno se desligó del caso del chico que llamó al 911 para pedir ayuda a la policía porque había sufrido un asalto y agresión y se comunicó con el Centro de Operaciones del partido bonaerense de General Belgrano, a unos 100 kilómetros de Bahía Blanca.

Es una historia increíble que publicó este viernes diario El Sol y que obligó al gobierno a explicar qué fue lo que pasó y, en conferencia de prensa, se despegó del problema y deslindó responsabilidades.

Alejandro Pravata, asesor del ministerio de Seguridad, explicó que el problema es de la empresa telefónica que le presta servicios al damnificado.

Manifestó que no es un problema del sistema de comunicación de Seguridad sino que es una cuestión de "enrutamiento" que debe resolver la empresa prestataria de quien intentaba pedir ayuda a la policía.

En defensa de la actividad oficial, Pravata indicó que en el sistema de comunicaciones "se trabaja en forma muy profesional y rápida" y que "es la única provincia que ha incluido tres sistemas en el 911: salud, bomberos y policía".

La información estadística indica que cada mes, entre 1.000 y 2.000 llamadas entran al sistema desde otras provincias, ya sea desde celulares y teléfonos fijos, repitiendo miles de veces lo que le ocurrió al pibe de Guaymallén.

Comentá la nota