El gobierno nacional sigue anunciado para 2010 obras que no cumplió en años anteriores

El gobierno de Cristina Kirchner volvió a incluir en el presupuesto 2010, que recientemente tuvo media sanción en Diputados, obras que ya habían sido anunciadas en 2008 y 2009 pero que nunca se concretaron.
Los proyectos prometidos en años anteriores suman más de 15 mil millones de pesos y en el nuevo presupuesto los costos de su ejecución se duplicaron de un año a otro.

Entre las promesas incumplidas por el Gobierno Nacional en todo el país, hay varios ejemplos en Tandil, muchos de ellos anunciados por el ex presidente y marido de la actual mandataria, Néstor Kirchner.

Pese a la firma de convenios e incluso licitaciones realizadas y adjudicaciones en varios casos, nunca llegaron a la ciudad los fondos prometidos por el Estado Nacional para la construcción de un polideportivo cubierto y la construcción de una cancha de hockey de césped sintético. Tampoco aparecieron los dineros para la repavimentación de 50 cuadras, pese haberse adjudicado la obra, al igual que para el proyecto de dotar de agua potable a Cerro Leones, con convenios firmados con el Municipio, licitación y preadjudicación incluida.

Los ejemplos se repiten en buena parte de las ciudades del país, con obras anunciadas por el gobierno nacional varias veces pero nunca empezadas.

Según un informe del diario Crítica de la Argentina, de las 600 grandes obras plurianuales de infraestructura previstas para 2010, hay 220 que Cristina Fernández de Kirchner ya las había prometido en los dos ejercicios anteriores y que no se ejecutaron. En algunos de esos casos, incluso, los costos de los proyectos duplican los valores que se habían presupuestado para el año anterior.

Se trata de programas que, en total, alcanzan los 15.300 millones de pesos, según un relevamiento que hizo ese diario a partir de las leyes de presupuesto y la cuenta de inversión de cada año. Además, hay otras perlas en el camino de la infraestructura K: hubo 125 obras que se incluyeron en la pauta presupuestaria de 2008 y que en 2009 no avanzaron y que no tienen asignadas partidas para que se realicen en año que viene, como por ejemplo las mejoras que los bonaerenses esperaban para el Acceso Sudeste, desde el triángulo de Bernal hasta el puente Nicolás Avellaneda.

Durante el debate en la Cámara baja donde el jueves a la madrugada recibió media sanción la Ley de Presupuesto 2010, la inversión en obra pública fue enarbolada como uno de los pilares de gestión por el oficialismo y denostada por la oposición. Según la diputada Fernanda Reyes, de la Coalición Cívica, sólo el 18 por ciento de las obras incluidas en la pauta presupuestaria cuentan con su correspondiente dictamen de factibilidad, como indica la ley de inversiones. Además, cuestionó la "baja ejecución" de los planes. "De todas las obras que presentaron los ministerios, sólo el 2,6 por ciento va a ser ejecutado durante 2010. El 76 por ciento recién va a ser ejecutado en 2012", sostuvo.

En tanto, el cobista Daniel Katz cuestionó los "superpoderes" que la ley de leyes que ahora tiene que tratar el Senado le otorga al ministro de Planificación, Julio De Vido: "Esto trae arbitrariedad. Por ejemplo, las transferenciasque hizo ese ministerio por habitante durante 2008 a Santa Cruz fueron de 1.570 pesos, y para San Luis, de 45 pesos. O sea que se dieron 35 veces más a Santa Cruz que a San Luis".

Las obras no sólo pasan de un año a otro como promesas improbables, también se multiplican sus costos pese a que los proyectos se mantienen intactos. Y los aumentos están lejos de reflejar la suba del costo de vida del 6,1% que prevé el proyecto de ley que la semana próxima comenzará a ser analizado por el Senado.

En la planilla de obras que la Dirección Nacional de Vialidad confeccionó para este año, estaba previsto el inicio de la construcción de diez secciones del Corredor Bioceánico Norte (que une Brasil con Chile) en las provincias de Salta, Chaco y Santiago del Estero. El Gobierno había calculado el costo total de esas obras en 856 millones de pesos, de los que debían ejecutarse este año unos 25 millones de pesos, 200 millones en 2010 y el resto de los trabajos en los períodos posteriores. Las tareas no comenzaron y el Ejecutivo volvió a incluir ese proyecto en el Presupuesto 2010, pero por un valor 80 por ciento más caro que el expresado el año anterior. Ahora esas mismas obras valen 1.500 millones de pesos.

Un capítulo aparte merece el siempre prometido pero nunca realizado complejo penitenciario federal de condenados de Mercedes. Ese proyecto, junto a las cárceles de Güemes (Salta) y Coronda (Santa Fe), figura en un expediente judicial por denuncias de sobreprecios y cartelización que fue iniciado en el año 2005 por los diputados de la Coalición Cívica. El proyecto de Mercedes figura nuevamente en los planes del Gobierno. Y otra vez, su valor de construcción es notoriamente superior al de los años anteriores. En 2008 la obra fue presupuestada en 257 millones de pesos. Para este año, la cárcel también fue incluida en los planes del Ministerio de Justicia, y al mismo valor que en 2008, pero tampoco prosperó. Según el proyecto que ayer votó la Cámara de Diputados, la construcción del Complejo Penitenciario de Mercedes, tiene un valor de 544 millones de pesos, más del 100 por ciento más caro que un año atrás.

Comentá la nota