El Gobierno nacional mantendrá el cargo que aumentó la tarifa de gas

El bolsillo de los consumidores sigue castigado por el aumento dispuesto a fines de 2008. El convenio firmado ayer con las provincias productoras mantiene firme el fondo fiduciario aportado por la gente.
"Por el momento no hubo una comunicación oficial. Pero lo que sabemos por los medios es que el aumento del precio del gas en boca de pozo no modificará los cuadros tarifarios de ninguna categoría de consumidores", indicó Alicia Heredia, gerenta general de Gasnor. Tal como lo indica el acuerdo que firmaron la presidenta Cristina Fernández y las provincias productoras, las medidas no afectarían a los consumidores que, desde fines de 2008, ya vienen padeciendo aumentos superiores al 400 por ciento.

El decreto

No obstante, en la visión del Gobierno nacional, se mantendrán los cargos del polémico decreto 2.067 que estableció la creación de un fondo fiduciario, conformado por recargos que se aplican a los consumidores -en sus diversas categorías-que superen los pisos de consumo estipulados y que para el caso de los domiciliarios en Salta llega a 1.200 m3 anuales.

Fallos por confirmar

El acuerdo por el cual el precio del millón de BTU de gas en boca de pozo pasó de 1,40 a 2,40 dólares mantiene en firme el fondo fiduciario, pese a que en provincias como Salta existen fallos judiciales -aún no están confirmados- que prohibieron a las distribuidoras aplicar las subas en las facturas, que en algunos casos llegan al 400 por ciento para los hogares, el comercio y la industria.

Los salteños aún gozan de esta medida cautelar que dictó la Justicia federal. Así se obliga a Gasnor a abstenerse de exigir el pago del impugnado cargo del decreto 2.067 y de emitir avisos de deudas a los usuarios que pagan sólo los conceptos de consumo, mientras se analiza la definitiva anulación del impuesto por "ilegítimo e inconstitucional". Es decir que los afectados por los aumentos pueden realizar el pago diferenciado (consumo y nuevos incrementos) en las oficinas de Gasnor y en Rapipago y Pago Fácil.

El Gobierno nacional anunció al respecto una inversión de más de 600 millones de dólares para aumentar el precio de gas en boca de pozo con ocho provincias productoras de hidrocarburos (Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Río Negro, Salta, Tierra del Fuego, La Pampa y Mendoza). Así, el valor del gas en boca de pozo pasará de 1,40 a 2,40 dólares el millón de BTU, cifras que están muy distantes de lo que Argentina paga a Bolivia (7 dólares el millón de BTU) y Venezuela (12 dólares el millón de BTU).

Con estos montos y de acuerdo con los puntos del convenio, la provincia de Salta recibirá 30 por ciento más de regalías por el recurso natural, lo que significaría un ingreso de unos 6 millones de dólares a las arcas locales, que se sumarán a los 17 que recibe mensualmente la provincia en concepto de regalías hidrocarburíferas.

En este escenario lejos está de aparecer una verdadera política de desarrollo energético que permita explorar y explotar nuevos pozos gasíferos en la cuenca que Salta comparte con Bolivia.

Por lo pronto las empresas se comprometieron a retomar inversiones y a no despedir a su personal.

Las diferencias de precios

El ex ministro de la Producción, Sergio Camacho, expresó que la contradicción más profunda del gobierno nacional en este acuerdo, es seguir pagando a Bolivia 7 dólares el millón de BTU, cuando se podría invertir ese dinero en ampliar las prospecciones en territorio argentino. "Esto es un parche dentro de la maraña de subsidios cruzados" expresó.

"Este acuerdo no es más que la ratificación de la nefasta política de hidrocarburos del gobierno nacional, en una actitud que achicó el horizonte más allá de las reservas comprobables y más allá de las recomendables".

En este sentido Camacho aseguró que en materia de hidrocarburos, no se puede bajar los 12 años de previsibilidad en el horizonte y "hoy estamos muy por debajo de ese rango, mientras se profundiza la desinversión". Para Camacho la medida también constituye un parche apresuardo para tratar de frenar la desinversión y evitar conflictos gremiales con un panorama inmediato de fuerte desempleo en el sector.

"Tratan de que no se produza mayor desinversión y desempleo en el área, pero no afrontan una solución de fondo a lo que sería una verdadera política de hidrocarburos, con exploración, explotación y participación en el mercado interno y externo". Por otro lado Camacho sostuvo que de las cuatro categorías del gas en boca de pozo, sólo se aplicó el aumento para el fluido destinado a la generación eléctrica, con lo cual, los incrementos no beneficiarán al resto de las categorías destinadas a la industria, el GNC y el consumo domiciliario.

Comentá la nota