El Gobierno nacional entregó 80 pensiones en Pergamino

La Dirección de la Tercera Edad de la Municipalidad de Pergamino realizó gestiones dirigidas por Lisandro Bormioli. Al acto concurrió Inés Páez D’Alessandro, una importante funcionaria del Ministerio de Desarrollo Social.
En un multitudinario acto 80 personas recibieron sus pensiones gestionadas en conjunto por el Ministerio de Alicia Kirchner y la dirección de Tercera Edad de la Municipalidad. La jornada se realizó ayer en el Centro de Jubilados de la ciudad de Pergamino a las 15:30, con la presencia de varios funcionarios.

Entre los presentes estuvo Inés Páez D’Alessandro, secretaria Nacional de Gestión y Articulación Institucional, en representación de la ministra Alicia Kirchner; Lisandro Bormioli, director de la Tercera Edad; el concejal Gabriel Cairat, de Hacer por Buenos Aires; Carlos Cobo, presidente del Centro de Jubilados; Raúl Balbi, vicepresidente del Concejo Asesor de la Tercera Edad y el articulador del centro de referencia del Ministerio de Desarrollo Social en San Nicolás, Alberto López Alonso.

El acto comenzó puntualmente y luego de que los funcionarios hablaran con la prensa se dirigieron a los presentes. Sobresalió que no participara del evento ningún otro funcionario comunal además de Bormioli, aunque luego, tras el discurso de la representante, fue más evidente el motivo, ya que en parte, realizó una defensa del gobierno nacional de Cristina Kirchner.

“Por noviembre pasado se equiparon 30 instituciones de Pergamino a partir de la decisión de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, a quien le mando un saludo profundo desde aquí y ojalá esté pronto con nosotros”, comenzó su discurso Bormioli, quien agregó que su, “tarea fue trabajar con las instituciones en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social y por eso en estos últimos tres años salieron más de 400 pensiones nacionales”.

Luego de unos minutos, en su discurso expresó: “Eso es lo que hacemos, trabajar, dejar de lado cualquier mezquindad, dejar de lado cualquier chicana, porque la gente no quiere chicana, no quiere mezquindades, quiere que los funcionarios públicos trabajemos por aquellos que menos tienen”.

Para concluir, el funcionario comunal dijo que “cuando uno está en la gestión, mientras que pueda trabajar para cambiar la realidad de las personas y las instituciones, vale la pena estar sentado en un sillón, sea cual sea, sino, uno no puede estar un segundo para cobrar un sueldo y nada mas”.

Luego de las palabras de Bormioli, se entregaron las pensiones. La gente, en su mayoría emocionada y con lágrimas en los ojos, las recibió de mano de los funcionarios. La titular de la Secretaría de Gestión y Articulación Institucional que pertenece al Ministerio de Desarrollo Social, cerró la jornada con un discurso en tono didáctico en el que explicó las acciones del Ministerio y del Gobierno nacional. “Primero quiero trasmitirle un saludo muy especial y un beso muy fuerte de la ministra Alicia Kirchner, que hoy no pudo estar acá”, inició la funcionaria nacional y continuó “las primeras pensiones las entregó la compañera Evita. Es necesario decirles que no se trabajaron como si fuese un derecho, porque muchas personas hacían los trámites e iban a parar a un armario. Había un cupo de alrededor de 150 mil pensiones para todo el país. En 2003, el presidente Néstor Kirchner aumentó el presupuesto de las pensiones y hay que destacar que en lugar de 150 mil que había, hoy hay 750 mil pensiones en todo el país”.

Al finalizar el acto, Yolanda, una vecina que recibió su pensión llorando y emocionada, dijo a LA OPINION que, “realmente hacía mucho que luchaba por esto, muchos años y nunca tuve respuesta. Yo soy entrerriana, y tuve que venir a Pergamino”, relató y no pudo seguir hablando.

Pedro, otro vecino, explicó: “Hoy sentí una sensación de gratitud, de alivio, de respeto hacia la gente que está en Pergamino en la Dirección de la Tercera Edad, que tiene un equipo hermoso y una idea muy social, muy beneficiosa para las personas que tienen problemas para continuar”, y luego hizo una comparación: “Si la gente se queda en el pantano, es como un auto, se queda allí, pero si la ayudan a salir, sigue viaje”.

Comentá la nota