El gobierno nacional cuestionó el tarifazo en Santa Fe

El gobierno nacional cuestionó el tarifazo en Santa Fe
El ministro de Planificación, Julio de Vido, criticó la política energética de Santa Fe.
El ministro de Planificación Federal subrayó que los hogares santafesinos pagan el megavatio 236 por ciento más caro que en Buenos Aires. Y se diferenció: "Esto habla de la vocación o no de defender a los sectores de menores recursos".

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, aseguró ayer que en los hogares santafesinos se paga el megavatio "un 236 por ciento más caro que en la ciudad de Buenos Aires". El funcionario nacional realizó estas declaraciones al ser consultado por las subas de las tarifas de agua y electricidad anunciadas anteayer por el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente provincial, Antonio Ciancio. Al analizar las medidas abordadas desde 2003, De Vido sostuvo que las mismas no fueron "siempre comprendidas ni acompañadas por aquellos que tienen tarifas un 200 por ciento superiores a las de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, zonas reguladas por el gobierno Nacional", remarcando que no tienen en estudio incrementos tarifarios en ninguno de los servicios públicos. En este marco, Alberto Rosandi, asesor energético de la Federación de Industriales de la provincia de Santa Fe (Fisfe), dijo a Rosario/12 que De Vido no tiene en cuenta que "los sistemas del marco de distribución, en cuanto al marco de densidad, líneas a mantener y demás, estructuralmente son diferenciales a lo que tiene Buenos Aires".

A los anuncios de subas de tarifas realizados por los funcionarios del gobierno provincial les cayeron críticas esperables de la oposición. Pero ayer se sumó a la lista el ministro De Vido, quien destacó que el gobierno nacional en la empresa AYSA está llevando adelante "el mayor plan de inversión de saneamiento de los últimos 40 años sin aumento de tarifas, llevando más calidad de vida a quienes más lo necesitan". Así, De Vido marcó claras diferencias respecto al anuncio del ministro Ciancio, quien el lunes confirmó los incrementos de las boletas de agua (19 por ciento) y luz (6 por ciento) para el 2010.

El ministro de Planificación Federal apuntó en declaraciones radiales que los aumentos anunciados por los funcionarios provinciales "corresponden a una decisión propia de esa provincia", para luego destacar que "las industrias santafesinas pagan un 70 por ciento más el megavatio que sus pares de la ciudad de Buenos Aires". De Vido añadió: "En los hogares la diferencia es aún mayor: los santafesinos pagan el megavatio un 236 por ciento más caro que en la ciudad de Buenos Aires".

Según De Vido, "esto habla a las claras de la vocación que se tiene o no por proteger a los sectores de menores recursos, la distribución del ingreso y el desarrollo de la economía". Luego, el ministro sostuvo que "en materia de tarifas de energía eléctrica debe procurarse la competitividad como condición para la creación de empleo y una mejor condición de vida para nuestros compatriotas".

"Poca ayuda se le da a la economía cuando la energía sólo se considera desde la lógica del mercado y no desde la del desarrollo productivo, trasladándose inmediatamente a tarifas cualquier costo adicional", continuó el ministro, para remarcar los efectos positivos de la planificación del gobierno nacional.

"Este plan dijo lleva invertidos desde 2004 más de 10 mil millones de dólares, incorporando más de 5 mil megavatios de generación, incluyendo la central termoeléctrica General San Martín en Timbúes y la construcción de más de 2 mil kilómetros de líneas de extra alta tensión, entre otras obras".

Otro fue el análisis de Alberto Rosandi, de la consultora Energía y Opciones, quien explicó que el ministro no tiene en cuenta que "los sistemas del marco de distribución, en cuanto al marco de densidad, líneas a mantener y demás, son estructuralmente diferenciales a lo que tiene Buenos Aires". Según el especialista, los rangos de eficiencia de la EPE "están dentro de una estructura normal, con un déficit importante que tiene que ver con pérdidas no técnicas".

En este sentido, Rosandi comentó que la EPE está realizando una gestión para tratar de que "el Ejecutivo provincial apruebe lo que son las mediciones grupales en barrios carenciados, como buscar una forma de paliar en alguna medida ese déficit, y de esa manera recomponer económicamente la compañía y también la tarifas".

Rosandi, asesor energético de la Federación de Industriales de la provincia de Santa Fe (Fisfe), dijo que entre los industriales "está la queja normal de siempre, pero hay muchas empresas muy grandes que siguen estando con las distribuidoras y no les conviene ir al mercado mayorista". (Rosario12)

Comentá la nota