El Gobierno y los municipales siguen sin acordar

El intendente Ricardo Alonso se presentó ayer ante la asamblea de trabajadores para evitar una medida de fuerza, pero su explicación -no hay más plata que para un 10 %- no dejó conforme a los trabajadores. Los empleados municipales solicitan 600 pesos de aumento, que sean incorporados al básico en tres cuotas. Quieren que el Ejecutivo lo pague en enero, marzo y junio de 2010.

El intendente Ricardo Alonso se presentó ayer en la asamblea de los trabajadores municipales para explicar la postura del Gobierno municipal en relación al aumento salarial propuesto desde el Ejecutivo.

Alonso llegó acompañado por el secretario de Economía y Hacienda, Gustavo Bareilles, quien fue el encargado de explicar a los trabajadores municipales la capacidad financiera de la Municipalidad para hacer frente a los incrementos.

Una delegada de los municipales, María Martínez, dijo ayer que convocaron a Alonso para que concurra a la asamblea porque querían dialogar cara a cara con el jefe comunal. Dijo que Alonso y Bareilles explicaron que la comuna no está en condiciones de pagar un aumento como el que piden los empleados.

Los trabajadores solicitan 600 pesos de aumento, que sean incorporados al básico en tres cuotas. Quieren que el Ejecutivo lo pague en enero, marzo y junio de 2010.

Martínez dijo los trabajadores que participaban de la asamblea exigieron la presencia de Alonso, quien se tuvo que presentar en el corralón de Obras Públicas, para desactivar una posible medida de fuerza, porque los trabajadores no estaban dispuestos a salir a trabajar hasta no haber dialogado con el jefe comunal. A la asamblea fueron invitados, además, los concejales.

La concejala del PJ Angélica Roche dijo que la asamblea fue por momentos tensa. Sostuvo que los trabajadores no rechazan la oferta del Gobierno del 10 por ciento de aumento, pero quieren una suba mayor.

Martínez dijo que el aumento propuesto por Alonso representa sólo 150 pesos para los trabajadores de las categorías más bajas. Dijo que Alonso y Bareilles se mostraron predispuestos a analizar una posible nueva oferta pero sólo para los empleados de las categorías más bajas.

La delegada recalcó que la postura del Gobierno es que ya otorgaron un aumento del 51 por ciento desde que llegaron al Municipio. Pero aclaró que para los trabajadores no se trata de un incremento, sino de una recomposición salarial.

Dijo que le indicaron al intendente que el 10 por ciento de aumento que propone no es tal, porque el 6 por ciento lo tiene que otorgar por estatuto. De hecho, señaló que los trabajadores ya lo deberían cobrar desde octubre. Sostuvo que cuando se le planteó a Bareilles la posibilidad de aceptar el 10 por ciento, pero retroactivo desde octubre, el funcionario municipal lo descartó pro falta de fondos.

Por eso, Martínez insistió que el aumento que ofrece el Gobierno, en realidad, es de sólo el 4 por ciento. Con todo, las partes volverán a verse las caras hoy cuando se reúna la mesa salarial.

Martínez dijo que no están de acuerdo con el cambio en la asignación por hijo que propone el Ejecutivo. Dijo que la idea del Gobierno es aumentar a 100 pesos la asignación por hijo, pero eliminar el adicional por familia numerosa.

Comentá la nota