El Gobierno municipal anda a paso lento

El Gobierno provincial reveló esta semana que el Municipio aún no firmó el convenio que prevé la Ley 2615, de renegociación de las concesiones hidrocarburíferas, para acordar obras en esta localidad con la provincia.
La noticia que publicó este diario causó malestar en los despachos del Gobierno municipal que recién había enviado a mediados de este mes el proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante.

El incumplimiento obligó al oficialismo a apurar el paso para tratar de aprobarlo mañana, aunque depende del acompañamiento de la oposición, que es mayoría. En el bloque oficialista quieren que el intendente Ricardo Alonso firme lo antes posible la adhesión con el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya.

El caso dejó en evidencia, una vez más, la lentitud que tiene el Ejecutivo municipal para impulsar asuntos estratégicos en esta localidad.

La Legislatura provincial sancionó la Ley 2615 en octubre de 2008 y el decreto reglamentario en marzo pasado. El Concejo hizo los deberes. De hecho, sancionó el 8 de abril último la ordenanza que adhería a los decretos provinciales para distribuir entre los municipios los fondos de la soja y de la renegociación de los contratos petroleros. Pero el Ejecutivo municipal no hizo su parte.

Varios funcionarios se quejan con frecuencia de los plazos del Deliberante y de los cabildeos constantes entre el oficialismo y la oposición. Piden celeridad. ¿Y los tiempos del Ejecutivo? Todo indica que caminan a otro ritmo.

En la oposición llovieron las críticas hacia el Gobierno de Alonso. Reiteraron sus cuestionamientos por la improvisación que se observa en proyectos que manda al Concejo. Y el de adhesión a la Ley 2615 no es la excepción.

Advirtieron que faltan datos de las obras que quiere ejecutar el Municipio con los recursos que la Provincia tiene que enviar.

Desde el MPN recordaron que varias veces pidieron que el Gobierno mandara el proyecto con las obras para firmar el convenio. Nadie tomó nota.

En el oficialismo hay descontento con algunos funcionarios, pero lo mastican en silencio. Ahora deben poner la cara por la demora del Ejecutivo.

Una fuente oficial explicó que tardaron porque se pusieron "bastante ambiciosos" en los proyectos que pretendían realizar con los recursos que otros municipios ya reciben desde hace meses.

La falta de resolución en algunos asuntos le ha generado al Ejecutivo cuestionamientos que podría evitar. La parálisis de la obra de la Ruta de los Siete Lagos es otro ejemplo. El bloque del PJ realiza gestiones ante Nación para destrabar el conflicto que mantiene a decenas de trabajadores de la Villa desocupados. También, el Gobierno municipal tendría que interceder.

La crisis económica que se percibe en Villa La Angostura por la baja en el arribo de turistas y la caída de la construcción requiere de la búsqueda de alternativas para enfrentarla. Más aún, cuando hay fondos disponibles para realizar obras y generar fuentes de trabajo. El Gobierno tendrá que caminar más rápido si quiere recuperar parte del tiempo perdido.

Comentá la nota