El Gobierno minimizó el acto en la Rural y justificó la ausencia oficial.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que "no va a analizar el discurso" del campo porque "tiene una labor un poquito más importante". Defendió la falta de funcionarios nacionales en la exposición y consideró que sería "saludable no mezclar la hacienda".
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, rehusó ayer opinar sobre el mensaje que pronunció el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, en la inauguración de la Exposición de Palermo, al enfatizar que tiene "una labor un poquito más importante que analizar los discursos".

Asimismo, justificó la ausencia de funcionarios del gobierno nacional en la apertura de la muestra agropecuaria al señalar que "no están dadas las condiciones políticas" para un gesto de ese tipo y que no consideraba "saludable mezclar la hacienda, como se diría precisamente en la Rural".

"¿Qué ganamos nosotros con llevar (al predio ruralista) la presencia de alguien que, a lo mejor, va a generar una discusión o cosa por el estilo?", se preguntó Fernández e indicó que, en el actual contexto de discusión con los hombres de campo, "uno tiene que ser respetuoso y cuidadoso para no batir un parche que es innecesario".

En declaraciones televisivas, Fernández reiteró que el Gobierno no tiene una postura "anticampo", aunque, ante una consulta, se negó a analizar el contenido del duro discurso formulado por Biolcati en la apertura de la exposición agropecuaria.

"No lo voy a analizar porque no es mi labor. Tengo una labor un poquito más importante que analizar los discursos", advirtió. Con todo, reiteró que tras la reunión mantenida ayer en la Casa Rosada con la Mesa de Enlace, el Gobierno "no se cierra" a las demandas de los ruralistas, entre ellas la baja de las retenciones.

Por la mañana, poco antes de la inauguración de la Exposición Rural, Fernández confirmó que no iba a haber presencia oficial en el acontecimiento.

"Pero no por eso somos menos respetuosos de la actividad agrícolo ganadera; somos más respetuosos que nadie porque, además, no es un país anticampo", argumentó el jefe de ministros.

Fernández, quien encabezó la reunión de ayer con la dirigencia del campo, reiteró que "los números no dan" para bajar las retenciones a las exportaciones de granos, uno de los principales reclamos del sector rural.

Comentá la nota