El Gobierno mejoró la oferta y los médicos tienen la palabra

Durante una reunión realizada ayer en la sede del Arzobispado, funcionarios del PE ofrecieron a los autoconvocados un aumento del 28 por ciento en el básico y se comprometieron a restituir los haberes descontados, siempre y cuando vuelva la atención normal en los hospitales. Cuarto intermedio hasta el martes.
Representantes de los médicos autoconvocados y funcionarios del Poder Ejecutivo volvieron a sentarse frente a frente ayer, en la sede del Arzobispado, para intentar destrabar el conflicto que protagonizan desde hace más de tres meses y mantiene paralizada la atención en las áreas de consultorios y cirugías programadas.

La audiencia, que contó con la presencia mediadora del arzobispo Luis Villalba y del vicario general de la Arquidiócesis, Melitón Chávez, se concretó después de tres semanas en las que el diálogo entre las partes brilló por su ausencia y en medio de un clima caldeado por los descuentos de haberes aplicados contra los profesionales por tercer mes consecutivo.

Durante la reunión, realizada en horas de la tarde, los ministros de Salud, Pablo Yedlin, de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Economía, Jorge Jiménez, elevaron una oferta salarial moderadamente superior a la que habían presentado el 8 de octubre último, en la anterior audiencia con los galenos.

En concreto, el Gobierno insistió con el ofrecimiento de un aumento de 20 pesos (un 8 por ciento) en la base de cálculo utilizada para establecer el salario básico del sector y que actualmente está anclada en 250 pesos.

Como novedad, se propuso hacer extensivo a todos los trabajadores de la salud, sin distinción de categorías ni profesión, el pago del ítem Responsabilidad Médica, calculado sobre un 20 por ciento del básico, de manera remunerativa, aunque no bonificable (no se tendrá en cuenta la antigüedad).

La anterior propuesta del Ejecutivo sobre ese último punto establecía el pago de 200 pesos (por Responsabilidad Médica), no remunerativos y no bonificables, pero solamente a los profesionales con título, no así a camilleros, administrativos y otros trabajadores de la salud.

Los funcionarios también se comprometieron a restituir inmediatamente los haberes descontados por "falta de prestación", durante los quites de colaboración, no así las quitas efectuadas por "inasistencia" durante las jornadas de paro y movilización, siempre y cuando, los autoconvocados vuelvan a atender normalmente los consultorios externos y comiencen a realizar cirugías programadas.

Los ministros, además, ratificaron la propuesta para avanzar con el pase a planta permanente de al menos 1.500 trabajadores que prestan funciones en carácter de contratados, transitorios y monotributistas.

Nueva reunión, el martes

Las partes acordaron un cuarto intermedio hasta el próximo martes, a las 17.00, cuando volverán a reunirse en la sede del Arzobispado, oportunidad en la cual los autoconvocados deberán llevar una respuesta sobre la aceptación o el rechazo al ofrecimiento de las autoridades.

Ese mismo día, a las 13.00, en el Centro de Salud, los delegados de todos los hospitales y CAPS de la provincia participarán de una asamblea de donde surgirá la postura con la que sus representantes irán a la audiencia con los ministros del PE.

La oferta oficial no convenció del todo a los referentes de los autoconvocados de la salud, quienes aclararon que las bases serán las que tomen una decisión.

La pediatra Estela Di Cola, una de las principales voceras del sector, quien participó de la reunión de ayer, consideró que "en lo personal, la propuesta del Gobierno sigue pareciendo pobre".

La profesional admitió que "en números concretos, estamos hablando un 28 por ciento de aumento en el básico, sumando lo que se asignaría a la base de cálculo y el monto que se otorgaría por Responsabilidad Médica, lo cual, tomando en cuenta la situación nacional, parece razonable. Sin embargo, si se tiene en cuenta el gran déficit salarial que viene sufriendo la sanidad en Tucumán desde hace años, el ofrecimiento tiene sabor a poco, sobre todo después de seis meses de lucha", reflexionó la profesional, en declaraciones a EL SIGLO.

Tensión y cruces

A su turno, Adriana Bueno, delegada del hospital de Concepción, comentó que la reunión con los funcionarios "tuvo momentos de tensión, con intensos cruces de opiniones. Lo positivo de todo esto es que pasamos a un cuarto intermedio, el Gobierno hizo dos propuestas, que vamos a analizar con nuestras bases, para dar una respuesta", acotó.

Sin embargo, la referente de los autoconvocados de la salud confirmó que, por lo pronto y hasta que se concrete un acuerdo con el Gobierno, "las medidas de fuerza continúan, el quite de colaboración continúa, los paros con movilización van a continuar como así también la marcha de antorchas para el próximo miércoles a las 20.00, que ya esta convocada. Con las bases en los hospitales veremos que podemos hacer con el levantamiento de las medidas", aclaró.

Uno de los temas que mayor tensión generó durante la audiencia fue el de los descuentos de haberes. "Esta situación debe ser revisada por el Gobierno, porque no tiene asidero legal, puesto que a nosotros nos pagan de acuerdo a nuestra planilla de asistencia, nunca se pagó de acuerdo a producción. En ningún área ni estamento se sufrió el descuento por este ítem. Nos consideramos discriminados porque esos descuentos son arbitrarios", disparó Bueno.

Por su parte, Braulio Fanlo, representante del hospital Avellaneda, dijo que, en lo personal, considera que "esta propuesta es insuficiente"; no obstante lo cual aclaró que "se va a respetar lo que resuelvan las bases".

Además, advirtió que los dichos del gobernador José Alperovich, quien ayer había preguntado a los médicos "¿por qué se enojan?", en alusión a los descuentos de sueldos, son un exabrupto que no tiene ningún asidero. Nos quejamos de los descuentos que han sido ilegales, por eso lo que se esta tratando en esta mesa de negociación es la devolución de estos descuentos. El gobernador si sabe de qué nos quejamos, cuando hay descuentos que no tienen que ver con una inasistencia es una maniobra ilegal", disparó.

Finalmente, Fanlo reconoció que ayer "por primera vez que se ha dialogado en serio" con los funcionarios. "La propuesta del gobierno ha tenido algunos retoques, pero no alcanzan la magnitud que nosotros pedíamos como aumento, pero son datos de que algo se va moviendo", concluyó.

Comentá la nota