Ni el Gobierno ni los médicos ceden y se tensa el conflicto

Mientras los profesionales de la salud protagonizaron ayer un paro sin asistencia a los hospitales y volvieron a marchar a la plaza Independencia, el Gobierno reiteró que no hay fondos para aumentos.

Pasan los días y no aparecen señales que permitan avizorar una posible solución al conflicto salarial que mantienen desde hace dos semanas el Gobierno provincial y los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad.

Los profesionales de la salud cumplieron ayer con un paro de actividades sin asistencia a sus puestos de trabajo, medida que dejó literalmente vacíos a los hospitales públicos de toda la provincia, donde sólo funcionaron las guardias de urgencia y consultorios destinados a la atención de pacientes con cuadros gripales.

Además, el sector hizo sentir con fuerza su malestar por la falta de respuestas de las autoridades a sus planteos con una nueva movilización a la plaza Independencia, más numerosa que la de la semana pasada.

El planteo de los médicos

Estela Di Cola, vocera de los autoconvocados hizo propias las palabras emitidas por el gobernador José Alperovich días atrás y apeló "a la conciencia y moral de los gobernantes", para que respondan los reclamos de la sanidad.

La profesional dijo que el sector está dispuesto a seguir entablando un diálogo con el Gobierno "siempre y cuando no siga habiendo un monólogo de las autoridades diciendo que no hay plata para aumentos, hablando de otorgar recién a futuro el pase a planta permanente de los profesionales contratados, las sumas especiales por Insalubridad, el 82 por ciento móvil a los jubilados y el blanqueo de sumas en negro. Los problemas sanitarios que tenemos, como la bronquilitis, la gripe A y el dengue no están programados a futuros, se los debe combatir día a día y el bienestar de los médicos, también repercute en beneficio de la salud de la población", sentenció Di Cola.

Además, la médica del hospital de niños recordó que "existe plata para asfalto o para otras obras públicas, pero en Tucumán no se prioriza la salud pública en la agenda del Estado".

Tras dar dos vueltas alrededor de la plaza Independencia y antes de desconcentrarse, los autoconvocados de la sanidad reiteraron que mantendrán el quite de colaboración en todos los hospitales públicos hasta el próximo martes, cuando participarán de una asamblea para definir los pasos a seguir.

A propósito, desde el sector advirtieron que si hasta entonces no hay una respuesta concreta del Gobierno al pedido de una recomposición salarial, podrían realizar un nuevo paro la próxima semana, aunque esta vez por 48 horas.

Al igual que en jornadas anteriores, el quite de colaboración que comenzará hoy y se mantendrá hasta el martes implicará el cierre de los consultorios externos y de especialidades y la suspensión de las cirugías programadas. No obstante, estará garantizada la atención en guardias, salas de internaciones y consultorios gripales.

Dura respuesta del Gobierno

Mientras tanto, desde el Poder Ejecutivo respondieron a la protesta de la sanidad reiterando que no hay fondos para otorgar un aumento de haberes y realizando nuevas advertencias sobre sanciones. "Que no tiren de la cuerda, porque se puede romper", disparó ayer, en tono amenazante, Alperovich, quien además reiteró que se descontará el día no trabajado a quienes se plieguen a las medidas de fuerza.

El Gobernador reiteró que la provincia no está en condiciones financieras para afrontar el aumento salarial que exige el sector. "Le acabamos de dar un aumento hace menos de 30 días y no tenemos dinero, estamos con la caja finita para llegar a fin de año (sic). Hay provincias que no pueden pagar sueldos y aguinaldos, pero nosotros estamos bien", justificó.

Alperovich se mostró preocupado por la falta de atención en los hospitales como consecuencia de las protestas. "Ayer (por el jueves), una chiquita no pudo viajar al hospital Garrahan (de Buenos Aires) porque no la han atendido, hay gente que tiene que ir al consultorio y no la atienden, no se pueden hacer cirugías programadas", denunció y se preguntó ¿Qué pasa si se complica una de estas personas?".

Yedlin advirtió que "el paro es ilegal" y amenazó con acciones legales

"El paro es ilegal y vamos a accionar con las medidas que la ley habilita para estos casos, como el descuento del día no trabajado y el inicio de sumarios por abandono de trabajo", advirtió ayer el ministro de Salud, Pablo Yedlin, en conferencia de prensa.

Tras reconocer que la adhesión al paro de actividades convocado por los autoconvocados de la sanidad "ha sido generalizada" en todos los hospitales públicos de Tucumán, el funcionario reiteró que "hoy la Provincia no tiene recursos para hacer frente al reclamo salarial".

Yedlin dijo que espera "que vuelva la cordura, se retome el diálogo y se tomen en cuenta las posibilidades reales del Estado. Hay una responsabilidad de los dirigentes de decirle a la gente la verdad. Escucho discursos de los dirigentes que son muy buenos para recibir aplausos pero no hacen a la verdad de la situación y las posibilidades reales de la provincia. Hemos dado lo que se podía dar y sólo les pedimos que obren con responsabilidad", subrayó.

El Ministro defendió la política salarial del Gobierno, instando a los manifestantes "a volver a los marcos legales y reconocer los esfuerzos que el Estado ha dado aumentos de 500 pesos en algunos casos, mayor incluso que en otras áreas y hoy ningún médico gana menos de 2.200 pesos. Ojalá pudieran cobrar más, pero lo cierto es las posibilidades financieras del mundo, del país y la provincia son estrechas", insistió.

Finalmente, Yedlin recordó que en el marco de las conversaciones iniciadas con el sector la Provincia ha hecho "otro esfuerzo presupuestario con el objetivo de destrabar el conflicto pasando a planta permanente a 3.300 empleados de la sanidad, lo que no ha sido reconocido por este sector".

Comentá la nota