El Gobierno y Marsans ya cruzan juicios por Aerolíneas Argentinas

El Estado pidió intervenir la empresa. Los españoles acuden al tribunal del CIADI.Por: Marcelo Canton
El Gobierno reclamó a la justicia la intervención de Aerolíneas Argentinas, para sacar de la escena al grupo Marsans hasta tanto la línea aérea sea expropiada. Los españoles también movieron sus fichas judiciales: dieron el primer paso de una demanda ante el tribunal internacional del CIADI pidiendo una indemnización que podría llegar a US$ 1.500 millones.

Fuentes oficiales, en la Casa Rosada, confirmaron anoche a Clarín que el martes la secretaría de Transportes presentó ante la Justicia en lo Contencioso Administrativo un pedido de intervención de Aerolíneas. "Se busca garantizar la continuidad del servicio de Aerolíneas-Austral a través de la garantía de la gestión de la actual gerencia general de la empresa". El gerente general es Julio Alak, ex intendente de La Plata, designado en el cargo por el Estado.

"Aerolíneas Argentinas y Austral prestan un servicio público -dijo ayer por la tarde el secretario de Transportes Ricardo Jaime-. Eso lo determinó la ley que ordena la estatización de las empresas. Y la continuidad del servicio público debe ser garantizada".

Con ese argumento, la continuidad del servicio público, es que el Gobierno se presentó ante la justicia. "Si se traba la continuidad de la empresa, se complica la situación de la deuda, y luego no podremos recuperar la línea aérea. Y no se puede armar otra de la nada", continuó Jaime.

Mientras en la Casa Rosada confirmaban que la presentación ya había sido hecha (Jaime no quiso ni confirmar ni negar el hecho), los españoles también avanzaron un casillero en el ajedrez judicial que comenzaron a apurar con el Gobierno.

"Acabamos de enviar una nota a la Presidenta de la Nación dando un plazo de una semana para que se solucionen las controversias pendientes", dijo a Clarín Vicente Muñoz, el máximo delegado de Marsans en la Argentina. "Si obtenemos una respuesta, esto queda aquí -agregó-. Sino, seguiremos con la demanda".

Esa nota es el primer paso formal de una demanda ante el tribunal internacional del CIADI, según les explicaron a los ejecutivos españoles los abogados del estudio norteamericano King & Spalding, que contrataron especialmente para este juicio.

Los españoles no esperaron a la sanción de la ley de expropiación de la compañía aérea. "Reclamamos por las demoras en la fijación de tarifas, por el incumplimiento en las medidas para solucionar la emergencia aeronáutica, por el estímulo a las medidas de fuerza gremiales, por la creación de empresas como Lafsa para que compitieran con nosotros, siendo el Estado accionista de Aerolíneas", precisó Muñoz.

Reclaman una indemnización en virtud de los acuerdos de protección de inversiones firmados entre Argentina y España. Y la demanda será ante el CIADI, tribunal del Banco Mundial donde la Argentina acumula unos cuarenta jucios, de los cuales el país ya perdió varios, pero no pagó todavía ninguno.

"Nosotros cumplimos con todo lo que hemos firmado -continuó Muñoz-. Si mañana el Gobierno acepta llamar al tercer valuador para que fije el precio de Aerolíneas, y este dice que la empresa vale cero, la vendemos en cero".

Sin embargo, ese paso parece difícil. Es que en la cúpula del Gobierno apuntan ya en otra dirección: estiman que la sanción de la ley de expropiación de Aerolíneas demorará "aproximadamente un mes". Y para cubrir ese período de tiempo es que están apurando la intervención de la línea aérea. Ya dan a Marsans fuera del juego. "No hay retorno", dicen en los despachos oficiales.

Los españoles, en tanto, dicen que todavía no está definido cuánto reclamarán al Estado por la indemnización. "Eso lo definirán los técnicos", aseguró Muñoz. Sin embargo, en la empresa dicen que el monto rondará "entre 1.000 y 1.500 millones de dólares". La batalla judicial ya está lanzada.

Comentá la nota