El Gobierno maquilla las cifras de diciembre para disimular el déficit

Computará como ingresos extras el capital del FMI y plata de las jubilaciones.
Diciembre siempre es un mes especial para las finanzas, públicas o privadas, por el cierre del año. Pero esta vez, será un mes extraordinario para las cuentas estatales: el Gobierno tiene que hacer frente a nuevos gastos y pagos extras por casi $ 19.000 millones. Esto incluye intereses de la deuda, la suma fija a jubilados, la asignación por hijo y el medio-aguinaldo.

Si a esto se le suman los gastos corrientes, como funcionamiento del Estado, sueldos y jubilaciones, en un solo mes, de la billetera pública van a salir unos $ 43.000 millones.

Para hacer frente a semejante factura, el Gobierno dispone de ingresos por impuestos o contribuciones de la Seguridad Social por solo $ 25.000 millones. Por esa razón, este mes el déficit fiscal será también especial y extraordinario: rondará los $ 18.000 millones.

Previendo semejante agujero fiscal, el mes pasado se aprobó un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que autoriza al Gobierno a meter mano en todas las Cajas posibles y apelar a los más variados trucos contables para que diciembre luzca fiscalmente positivo. Aún así no podrá evitar que después de pagar los intereses, diciembre concluya con un "rojo" de casi $ 5.000 millones, según los datos de LCG, la consultora que dirige el ex ministro Martín Lousteau. Veamos los números:

El mayor pago de este mes no tiene que ver con la cuota extra de jubilados o la asignación por hijo sino con los intereses de la deuda. En la reestructuración de 2005 se le dio a los acreedores como premio un interés adicional si la Argentina crecía más del 3% anual. Es el llamado Cupón PBI que ahora se "gatilla" por el crecimiento de 2008. Ese plus sumado a los intereses normales obliga a la Argentina a pagar este mes más de $ 10.000 millones.

La suma fija a los jubilados y pensionados son $ 1.800 millones. El primer mes de la asignación por hijo unos $ 500 millones. El incremento del salario familiar a los trabajadores registrados otros $ 200 millones. Y el medio aguinaldo de jubilados y empleados unos $ 5.000 millones.

¿Cómo se financia semejante cuenta?

Una gran parte o la totalidad de los US$ 2.500 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) enviados por el FMI van a ser canjeados por dólares que están en las reservas del Banco Central. Esos DEG fueron emitidos por el FMI para hacer frente a la crisis internacional. Cada uno de los 186 países miembro del organismo internacional recibió un monto en DEG, la moneda del Fondo, proporcional a su participación en el FMI. Hasta ahora si bien los DEG estaban en el Banco Central, se encontraban a nombre del Tesoro y no formaban parte de las reservas internacionales. Con esta operación, el Tesoro recibirá dólares y los DEG integrarán las reservas del Central.

El Gobierno usará más de $ 5.000 millones de intereses del Fondo de Garantía de la ANSeS para ir pagando la asignación por hijo, incluyendo los transferidos del Plan Familias y Jefes y Jefas. De esta manera, una parte del dinero acumulado de la ANSeS -que debería ser una garantía del pago de las jubilaciones actuales y futuras- va a financiar esos pagos que una parte antes afrontaba el Tesoro Nacional. Con esto se licúa o deteriora el Fondo de la ANSeS -porque deja de capitalizar los intereses- y mejoran los ingresos de las cuentas públicas.

Aún con todos estos pases y "contabilidad creativa", y como hasta noviembre pasado -después de computar el pago de intereses- las cuentas públicas quedaron "en rojo", 2009 cerrará con un déficit del orden $ 11.576 millones, según estima LCG. El Estudio Bein estima que el déficit sería de $ 15.615 millones. Y esto a pesar que este año, el Estado recaudó los aportes que antes iban a las AFJP. En 2007, sin esos ingresos, hubo superávit fiscal de $ 9.248 millones y en 2008 de $ 14.655, también después del pago de intereses.

Comentá la nota