En el Gobierno ya manejan plan B: las ganancias del BCRA

• UTILIDADES DE 2009 SUPERARÍAN LOS $ 20.000 MILLONES
Sin perder tiempo, en la Casa Rosada ya se analiza frenéticamente de qué manera obtener recursos del Banco Central si no se pueden utilizar las reservas por u$s 6.569 millones. La alternativa que cobró fuerza en las últimas horas es apelar a un recurso previsto en la Carta Orgánica de la institución y que no tendría mayores reparos jurídicos: echar mano a las utilidades que obtuvo la institución durante 2009.

De acuerdo a lo aprobado por el Congreso, en el Presupuesto 2010 figura el envío de utilidades por parte del Central por $ 3.000 millones. Pero en años anteriores la cifra terminó siendo más alta que la presupuestada.

Análisis

La incógnita pasa por determinar a cuánto ascenderían las ganancias del BCRA del año pasado. Los números varían, pero multiplicaría varias veces lo comprometido en el Presupuesto 2010.

Según los análisis preliminares del Central, que este diario publicó hace un mes, el nivel de las ganancias llegaría a los $ 10.000 millones. Sin embargo, analistas privados consideran que no bajarán de los $ 15.000 millones y algunos arriesgan que incluso podrían superar los $ 20.000 millones.

La fuente de ganancias esta vez no pasa por la inversión de las reservas (que rinden apenas el 0,6% anual), sino por dos conceptos bien definidos: la suba cercana al 10% del dólar (que revaloriza a las reservas cuando se las expresa en pesos) y en particular el aumento de valuación de los títulos públicos. El Central fue un gran comprador de bonos en 2008 (en medio del derrumbe) y aprovechó en buena medida las fuertes recuperaciones de hasta el 200% que se registraron el año pasado.

El ministro de Economía, Amado Boudou, fue el encargado de presentar el fin de semana este «Plan B» a la presidente Cristina de Kirchner, en una reunión en la que también participó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Justicia, Julio Alak.

«El monto involucrado no difiere mucho de lo que obtendríamos con las reservas y no habría traba judicial alguna», señaló el ministro de Economía, que quedó bajo la mira del ex presidente Néstor Kirchner y del jefe de Gabinete por los inconvenientes para obtener las reservas y luego para echarlo al titular del Central, Martín Redrado.

Polémicas

Una de las polémicas es que en su mayor parte se trata de utilidades contables, pero no son líquidas. Por lo tanto, en caso de remitirse fondos por $ 20.000 millones resultaría altamente inflacionario, un efecto parecido al de disponer de reservas para el pago de la deuda pública. Otra herramienta que podría utilizar el Gobierno es la referida a los adelantos transitorios, que no deben exceder un determinado nivel de la recaudación y de la base monetaria. El año pasado el BCRA envió más de $ 10.000 millones dentro de este renglón.

Comentá la nota