El Gobierno mandará al Congreso en marzo la ley del Consejo Económico.

El Gobierno mandará al Congreso en marzo la ley del Consejo Económico.
Será una institución que debatirá políticas de mediano plazo. No tratará salarios.
El Gobierno trabaja para enviar en marzo al Congreso el proyecto de ley que definirá la creación del Consejo Económico y Social, una institución similar a la española, que funcionará como ámbito de debate de "los grandes temas nacionales", según lo catalogan desde el Poder Ejecutivo. Lo que demora la puesta en marcha es el tira y afloja del Gobierno con el campo, porque pretenden que el sector agropecuario también integre la mesa de diálogo.

El ministro de Trabajo Carlos Tomada es quien redacta punto por punto el proyecto. El titular de Planificación, Julio De Vido, es el encargado de dialogar con los empresarios, en un rol de articulador. "Todo se va a concretar una vez que se alcance un acuerdo con el campo", dijo a Clarín una alta fuente de la Casa Rosada.

La idea de una ley para convocar al Consejo -un órgano consultivo que tendrá la mira en el mediano plazo y cuyos dictámenes no serían vinculantes-surgió antes del viaje de Cristina Kirchner a Madrid, que compartieron Juan Carlos Lascurain, de la Unión Industrial Argentina (UIA), y Hugo Moyano, de la CGT.

"No va ser un ámbito para discutir salarios. Eso va a quedar en el ámbito las paritarias", aclaró ayer el líder de UIA en declaraciones radiales. Esta opinión es compartida por Tomada, para quien "nada sustituye la negociación colectiva". El debate sobre salarios y condiciones laborales queda afuera, al igual que los temas de coyuntura: "No está pensado para eso", aclaró el ministro de Trabajo. Lo mismo piensan en la CGT.

Lascurain aclaró que aún nadie los convocó. "Esperamos tener noticias esta semana", comentó el dirigente. El Gobierno aún no llamó a ninguno de los representantes que podrían integrar la mesa.

Tomada cree que "el consejo debe ser consultivo, propositivo, participativo y democrático". También el Jefe de Gabinete Sergio Massa -en cuyo ámbito funcionará el Consejo- imagina que su integración debe ser lo más amplia posible. Participarían quienes ahora forman el Consejo del Salario Mínimo: además de la UIA y la CGT, la CTA, las cámaras que agrupan al comercio y a los bancos y las entidades agropecuarias. En la Casa Rosada estiman que, además, tendrían que estar las agrupaciones de consumidores y algunos especialistas. "Estamos preparando el proyecto de Ley. Queremos que ingrese en marzo", afirman.

¿Cuáles serían los temas que se debatirían? La reforma impositiva, una nueva ley para repartir impuestos entre la Nación y las provincias, el rol del Estado y del sistema de salud frente a una crisis, las políticas ambientales, del Mercosur y de alianzas. No habrá una lista cerrada, dicen en el Gobierno.

"Con el Consejo vamos a conseguir el objetivo más importante en medio de está enorme crisis internacional, que es mantener el nivel de actividad, de empleo y variables de crecimiento", afirmó Massa.

A fines de 2007, en la campaña presidencial, Cristina había prometido una convocatoria al diálogo amplio a todos los sectores, lo que sería ahora el Consejo Económico Social.

Pero el proyecto -luego de retomado a principios del año pasado- habría sido demorado por el conflicto con el campo.

Comentá la nota