El Gobierno logró 80% de adhesión al canje y ya piensa en emitir más deuda.

El Gobierno logró 80% de adhesión al canje y ya piensa en emitir más deuda.
Cerró ayer el tramo internacional, en el que entraron $ 3.495 millones.
En el Gobierno festejan que lograron despejar vencimientos de deuda en un año complicado para las finanzas mundiales. El canje de Préstamos Garantizados (PG), cuya faceta internacional culminó ayer, logró una adhesión total de inversores de 80,2%, al contabilizar el tramo local, realizado en enero último, y el externo en su conjunto.

El éxito de la operación y la posición de mayor solvencia de la Argentina envalentona al Ejecutivo a lanzar en breve una colocación de deuda en el mercado interno por 500 millones de dólares, iniciativa que se realizará incluso antes de que se encare la reapertura de la reestructuración de deuda que cerró en 2005 para que ingresen los denominados holdouts, los bonistas que se quedaron con títulos en default, reveló a Clarín, el Jefe de Gabinete, Sergio Massa.

El funcionario reconoció también que, más adelante, podría haber más canjes de otros títulos que vencen en el corto plazo, como el Boden 2012, pero aclaró que este tipo de operaciones ya no es la prioridad. La visión del equipo económico que comanda el ministro Carlos Fernández es que insistir inmediatamente con otro canje sería preocupar innecesariamente a los inversores con una cierta "actitud de insolvencia" de parte de la Argentina, lo cual quedó despejado para el oficialismo precisamente con el resultado de la transacción de préstamos garantizados.

Así, un posible canje de Boden 2012 se realizaría recién cuandoe se lleve adelante el canje con los holdouts.

Si se toma en cuenta el tramo interno y el externo, ingresaron a la operación de PG unos $ 19.100 millones sobre $ 23.800 millones. En el tramo internacional se colocaron $ 3.495 millones de un total de $ 8.500 millones. Cabe recordar que en la fase con inversores locales, se alcanzó 99% de participación, con los $ 15.500 millones canjeados.

Massa explicó que, en realidad, el universo "elegible" para los inversores externos era de $ 7.200 millones. Es que en junio vencen $ 1.300 millones y, en el contexto actual de necesidad de liquidez, en la esfera oficial se descontaba que los acreedores con vencimientos tan próximos iban a preferir cobrar el dinero fresco antes que recibir un nuevo bono.

El canje, que ejecutó el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, permitó obtener un alivio en los pagos de deuda de $ 6.450 millones sólo en 2009. También se reprogramó deuda de 2010 y 2011. A cambio, los inversiores recibieron un título, el Bonar 2014, con un interés fijo de 15,4% para el primer año, que luego variará según la tasa Badlar. Asimismo, se logró una quita de cerca de $ 400 millones en el stock de deuda, debido a que los títulos obtenidos llevaban implícita una quita de 2% del valor nominal de los bonos entregados.

Comentá la nota