Al gobierno le lloverán los reclamo

El dirigente de UPCN, Alberto Maguid, adelantó que en febrero saldrán a la calle para pedir un 20 por ciento de incremento, y apuntó contra los senadores del PJ: "Primaron otros intereses que los de la provincia". Amsafé irá por más aumento.
"Nuestro reclamo no baja del 20 por ciento y vamos a presentarlo en las paritarias de febrero. Si no conseguimos una respuesta en ese marco reclamaremos por las malas en la calle", aseguró a Rosario/12 Alberto Maguid, Secretario General de UPCN, el gremio que nuclea a los empleados públicos provinciales. El sindicalista afirmó: "Estamos al borde de una crisis tremenda por la desfinaciación de la provincia, en el que no sólo vamos a luchar los trabajadores, sino también los sectores más excluidos, porque en los hospitales ya están faltando insumos". Dijo que tanto el poder ejecutivo como el legislativo serán responsables de esta situación. Y añadió: "Creemos que hay intereses que no tienen nada que ver con los de la provincia", refiriéndose a los senadores justicialistas que boicotearon el proyecto oficial de reforma tributaria. Sin embargo, descartó concurrir al Senado para pedir que se asignen más fondos. También Amsafé exigirá aumento salarial en febrero, y afirmaron que el 20 por ciento no será suficiente.

"Evidentemente, es responsabilidad de los hombres que gobiernan no desfinanciar al estado. El estado necesita recursos no sólo para otorgar aumentos salariales a los trabajadores, que es muy necesario. También para que se mantengan las instituciones, los comedores, los hospitales. Corremos el riesgo de que los perjudicados sean los sectores de menos recursos, que van a ir a un hospital y no van a tener con qué atenderlos. Actualmente faltan insumos en casi todos los centros de salud. En Las Toscas, por ejemplo los empleados y los médicos le piden a la población que done gasas, algodón e inyectables", denunció Maguid.

Respecto a la disputa que se dio en las cámaras legislativas en torno de la reforma tributaria, Maguid prefirió no opinar. Pero señaló a los legisladores como co responsables del desfinanciamiento. "Yo no cuestiono el color político del gobernador, acepto los votos que le dio el pueblo y creo que necesita recursos. Creemos que acá han primado otros intereses que no son los de la provincia", remarcó.

Sin embargo, descartó de plano intentar que los senadores cambien su postura como lo hizo en su momento la Festram (Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales) comandada por Claudio Leoni. "No vamos a ir al Senado porque no estamos para cogobernar ni para presionar a ningún sector. Son ellos los que van a tener que rendir cuentas y serán responsables del caos que se avecina, con conflictos largos con los trabajadores y reclamos de los sectores más carenciados", vaticinó.

Uno de los conflictos más difíciles para la gestión de Hermes Binner será el que plantea el sector comandado por el sindicalista que implica a unos cien mil trabajadores. "Nosotros no tenemos la culpa de que no se hayan puesto de acuerdo. No nos bajamos de un 20 por ciento de aumento. Hace un mes se lo anticipamos a (Antonio) Bonfatti y el que avisa no traiciona", anunció.

Respecto a qué pasaría si la respuesta del Ejecutivo es negativa por falta de recursos fue contundente. "Estamos limpiando las armas con dolor. Somos un gremio responsable que apunta al diálogo, el paro es la última opción. Pero es nuestra única herramienta", concluyó.

También insistirán con un aumento de haberes los 70 mil docentes de la provincia, cuando comiencen las paritarias de febrero. Así lo confirmó la titular de AMSAFE, Sonia Alesso: "Este presupuesto beneficia a los que más tienen y perjudica a los trabajadores. Los senadores y diputados tendrán que hacerse responsable de lo que hicieron al dejar a la provincia sin posibilidad de discutir salarios. No nos extraña que Juan Carlos Mercier haga esto, ya lo padecimos cuando era ministro de Hacienda de Carlos Reutemann. Pero no se puede eludir el debate salarial", sostuvo.

Y al ser consultada sobre porcentajes dejó entrever que las exigencias de los maestros superan al resto de los gremios. "Lo determinarán los docentes en asamblea, pero el 20 por ciento nos parece poco", afirmó y dejó en claro que peligra el comienzo del ciclo lectivo.

Desde ATE también apuntan a un incremento que supere el 25 por ciento. Los dirigentes se reúnen hoy y convocarían a un plenario de delegados durante enero para plantear el reclamo a principios de febrero. "Hay que estar preparados para parar si el gobierno no quiere darnos el aumento, porque entendemos que los sueldos de los trabajadores están depreciados y hay que recomponerlos", afirmó el secretario general de ATE Rosario, Jorge Acedo. También explicó que pedirán una reforma en la política salarial de la provincia con la unificación de los haberes básicos de todos los sectores.

Al igual que Maguid, Acedo descartó ir al Senado, pero por razones distintas. "Los legisladores no van a cambiar de opinión porque muchos de ellos son gerentes de grupos económicos que les dan orden, no van a cambiar de patrón", enfatizó indignado.

Más allá de la artillería pesada que todos los sindicatos disparan contra los legisladores justicialistas, a principios de febrero lloverán los reclamos a un estado provincial con un presupuesto flaco, que deberá pilotear las tormentas.

Comentá la nota