El Gobierno llegó a un acuerdo con los municipios en la pelea por los fondos

Esta mañana se reunieron los intendentes con el Gobernador. La pelea por los fondos que no llegan está en pausa. Los caciques aceptaron 15 millones en vez de los 40 que reclaman, pero quieren el resto antes de diciembre.
Después de un agitado mes de peleas y de ataques, los intendentes y el Gobierno parecen haber llegado a un acuerdo. Los jefes comunales, que reclaman 40 millones prometidos a los municipios, aceptaron recibir menos dinero, pero recibir algo.

En una reunión que empezó a las 10.30 en Casa de Gobierno, el gobernador Celso Jaque, el vicegobernador Cristian Racconto y el ministro de Hacienda Adrián Cerroni lograron convencer a los caciques departamentales.

La propuesta la había hecho Cazabán la semana pasada, cuando renunciaba Juan Marchena como ministro de Gobierno y quedaba desplazado de una negociación que era de su área. El secretario general de la Gobernación se hizo cargo del asunto y parece que se ha llegado a un cuarto intermedio.

La provincia entregará 15 millones de pesos ahora. Y el resto de los 40 millones que reclaman llegará antes de fin de año. Los 25 millones restantes saldrán de una supuesta mayor recaudación o en su defecto, de nuevas reasignaciones especiales del presupuesto provincial.

Además, se llegó a una acuerdo para llamar a licitación para otorgar nuevos equipamientos a las comunas y también se avanzó en la posibilidad de que en el futuro las propias municipalidades sean quienes recauden el impuesto inmobiliario.

Septiembre negro

La tensión entre los jefes comunales y el Gobierno llegó a su punto máximo el mes pasado, cuando hasta los del PJ salieron a criticar a Celso Jaque por no entregar los 40 millones prometidos por "falta de recaudación".

Cuando aún Marchena estaba en funciones, Cazabán los reunió para hacerles conocer la propuesta oficial de resignar 15 millones de pesos para repartir entre los 18 municipios de la provincia.

En medio de la negociación, el intendente justicialista de Las Heras, Rubén Miranda, salió a decir que calificaba la gestión de Jaque con un 5.

Fue entonces cuando Jaque decidió hacer una cena de reconciliación –el jueves 2 de octubre-, a la que Marchena no estuvo invitado. Al otro día el ministro de Gobierno renunció, pero los caciques y el Ejecutivo hicieron las paces. Al menos por ahora.

Comentá la nota