El Gobierno limitará los traspasos de afiliados entre obras sociales

Buscan evitar que las que se asociaron con prepagas se queden con todos los aportes.
El Gobierno limitará los traspasos entre las obras sociales nacionales: podrán captar afiliados de otras entidades, pero sólo hasta el 20% del padrón de afiliados que tengan en la actualidad. En tanto, los que ya se traspasaron siguen en la obra social que eligieron.

El padrón de referencia para el cálculo del 20% incluye a los afiliados originales más los que se traspasaron hasta ahora.

Con esta medida, que se pondría en marcha en los próximos días a través de una Resolución de la Superintendencia de Servicios de Salud, según confiaron a Clarín fuentes del sector, el Gobierno quiere poner un límite a la emigración de afiliados de las obras sociales hacia las entidades prepagas.

En la jerga del sector se conocen esos traspasos como "descreme" del sistema porque los que se traspasan -incentivados por promotores de las entidades de medicina privada- son empleados de sueldos medios y altos que se llevan consigo los aportes también más altos y que ingresan a las empresas prepagas. Así, en el sistema permanecen los afiliados de sueldos bajos o medio bajos o con familia numerosa que no pueden acceder a planes prepagos deteriorando el ingreso medio del sector.

Hoy los afiliados pueden cambiar de obra social una vez cada 12 meses y en cualquier momento del año, al margen del impacto que pueda provocar en la entidad que abandonan.

Si bien desde hace tiempo la CGT viene reclamando contra los traspasos de afiliados, hace poco Hugo Moyano volvió a la carga con el planteo (ver antecedentes).

Las obras sociales nacionales, incluido el PAMI, cuentan actualmente con 11 millones de titulares más 7,3 millones de familiares: en total 18,3 millones de beneficiarios. Y recaudan anualmente unos 13.000 millones de pesos que provienen de las contribuciones patronales y aportes personales de los trabajadores.

La posibilidad de cambiar de obra social una vez por año se puso en marcha en 1997 como parte un plan de reformas impulsado por el Banco Mundial. Hasta entonces, el trabajador era afiliado de la obra social de su actividad.

Al habilitarse los traspasos, se argumentó que los afiliados penalizarían a las obras sociales más deficientes y chicas emigrarían hacia las obras sociales más eficientes y con mejores servicios, pero la realidad marcó que se abrió una ventana para el ingreso indirecto de la medicina privada en un segmento solo reservado para las obras sociales.

Desde entonces hubo más de 3 millones de traspasos -algunos cambiaron más de una vez más- pero la mayoría de los cambios involucraron a los afiliados de ingresos medios y altos. Como el aporte de salud es un porcentaje del sueldo -6% el empleador, sin tope salarial y 3% el trabajador hasta $ 7.800 del sueldo- cuanto mayor es el salario, más dinero es lo que recibe la obra social. Así muchas obras sociales celebraron acuerdos con empresas de medicina privada. Y el afiliado que se cambia a esas entidades obtiene el servicio directo de la entidad prepaga, que pasa a recibir los aportes del afiliado traspasado, menos una comisión que percibe la obra social por servir de intermediaria.

Si el aporte no alcanza para cubrir el plan elegido, el afiliado paga de su bolsillo la diferencia a la entidad prepaga.

De esta manera, muchas obras sociales se lanzaron a captar esta franja de empleados, ofreciéndoles planes de salud más altos o, directamente, los servicios de empresas de medicina privada. Y empezó a funcionar una especie de "selección adversa de riesgo", porque las entidades se lanzaron a captar a los más jóvenes, sin o con pocos hijos, y de mejores ingresos porque aseguran más ingresos y menos gasto en prestaciones. Y en el sistema -con menores aportes por afiliado- permanecen los que no pueden costear planes superiores.

Por esta razón, algunos obras sociales que originariamente eran de actividades con poco afiliados lograron captar muchos traspasos.

Según datos de la Superintendencia de Servicios de Salud, desde mayo de 1998, la obra social de Comisarios Navales obtuvo 244.373 traspasos a su favor. La siguió la entidad del Personal del Automóvil Club Argentino con 234.858 traspasos. Luego se ubicó la obra social de Organismos de Control Externo con 202.082 afiliados que se sumaron a su padrón. Y más atrás la del Personal de la Actividad del Turf, que captó 164.328 afiliados.

Comentá la nota