El Gobierno lanza un salvataje para deudores de los CRECE

Con el objeto de evitar ejecuciones fiscales, el Gobierno resolvió instrumentar un «salvataje» a los deudores morosos de los créditos CRECE, sobre todo a aquellos que fueron otorgados para la modalidad Pyme y Familia. Será por única vez y tiene por objeto evitar la quiebra de varios emprendimientos.
Mediante decreto 2557/08 el Gobierno resolvió instrumentar un programa de refinanciación de créditos otorgados mediante los programas CRECE en la modalidad de pequeñas y medianas empresas y familia. La medida busca la recuperación de deudores morosos que están al borde de una ejecución fiscal por parte del Banco Tierra del Fuego, en su calidad de agente de financiamiento de esa operatoria.

En el decreto se autoriza al beneficiario a realizar una entrega inicial única que será deducida de la deuda consolidada y dispone que «los costos de refinanciación serán asumidos por el beneficiario al inicio de la nueva operación».

El plazo máximo de refinanciación será de cinco años, sin quitas, sin plazos de gracia y a tasa variable. El programa de «salvataje» determina además un «incremento del 0,5% en la tasa para las actividades de tipo secundarias y del uno por ciento en la tasa para las actividades de tipo terciarias».

El decreto deja en manos de la Secretaría de Promoción Económica y Fiscal el análisis de seguimiento y evaluación de los proyectos que se incluyen en esta nueva refinanciación, estableciendo además que la «Comisión de Evaluación y Seguimiento» procederá a fijar la tasa variable de referencia para la refinanciación.

Razones de la medida

Para adoptar la medida el Gobierno ha tenido en cuenta que existen «incumplimientos de pagos» que obligan al Banco Tierra del Fuego a iniciar acciones legales lo cual incrementa la acreencia «que concluye con la ejecución de las garantías, ocasionando mayores perjuicios a los emprendedores».

Puntualiza que «es conveniente brindar la posibilidad de dar continuidad a los emprendimientos encarados» con el fin necesario de «recuperar el capital de los fondos prestados más sus intereses, retomando la regularidad de pagos por parte de los beneficiarios».

Se tiene en cuenta además que en muchos emprendedores morosos surge «una probada voluntad de pago» con lo cual es conveniente establecer «una instancia de refinanciación, previa a la ejecución de garantías para recuperar los fondos prestados en virtud del espíritu del programa».

«Resulta necesario recuperar el capital de los fondos prestados más sus intereses, retomando la regularidad de pagos», indica el decreto.

Comentá la nota